¿Vigilancia digital para vacunar a la gente?


Los abogados de patentes y marcas Dr. Gal Ehrlich y Maier Fenster, de Ehrlich & Fenster, acaban de obtener la aprobación de una patente estadounidense para una tecnología que pretende vigilar a las personas a través de su actividad digital, darles una puntuación que defina "el nivel potencial de actividad de superdifusión de cada individuo" y, a continuación, vacunar a las personas en función de esta puntuación.

Recoger información personal de los dispositivos móviles

La patente propone recopilar una amplia gama de información personal de fuentes como dispositivos móviles, apps, registros de navegación web en redes sociales, registros de pago, registros médicos, registros de empleo, el gobierno y cámaras de vigilancia. (Ver anexo al final)

También sugiere la recogida de información personal muy específica a través de estas fuentes, como por ejemplo

  • Datos precisos de localización
  • El tiempo que la gente pasa en los lugares que visita
  • La tasa de ventilación de los lugares que visita la gente
  • Imágenes de personas mirando la pantalla de su teléfono móvil
  • Sonidos de los micrófonos de los dispositivos personales
  • Datos de reconocimiento facial

La patente propone numerosas aplicaciones potenciales de vigilancia para estos datos, que incluyen la detección de cuándo la gente está utilizando el transporte público mediante el uso de la "geolocalización y/o el movimiento regular de arranque y parada que coincide con un perfil de transporte público", la supervisión de cuándo la gente se está lavando las manos mediante el "análisis de los sonidos del agua corriendo o del movimiento de un smartwatch", y la comprobación de si la gente lleva una máscara mediante el "análisis de las imágenes tomadas durante las llamadas u otras mirando la pantalla del teléfono móvil".

Una vez recogidos los datos, la tecnología descrita en la patente los analiza y asigna una "puntuación" a su dispositivo electrónico. Sugiere utilizar esta puntuación para predecir el "nivel potencial de actividad de superdifusión de cada individuo" y recomienda "vacunar según la puntuación".

El senador Rand Paul, que volvió a tener razón después de que los Institutos Nacionales de la Salud admitieran que sí financiaron experimentos de ganancia de función sobre los coronavirus de los murciélagos en Wuhan, ha arremetido contra Anthony Fauci por mentir durante año y medio sobre una investigación que "podría destruir la civilización."

Controlar electrónicamente a las personas a gran escala

La patente no solo sugiere la vigilancia electrónica masiva de las personas para crear una puntuación de estilo de crédito social que determine cuándo deben ser vacunadas, sino que también propone que la tecnología podría desplegarse como parte de una "app obligatoria dedicada" en la que "el gobierno puede ordenar a los ciudadanos que instalen una aplicación dedicada en sus smartphone (u otros dispositivos inteligentes como tabletas, smartwatches, gafas inteligentes, etc.) para ayudar al gobierno con la logística de los procedimientos de vacunación."

La patente añade que "en algunas realizaciones" de este sistema obligatorio, "la app y/o el dispositivo inteligente están configurados para informar sobre la ubicación del usuario en todo momento y para comunicarse con los dispositivos inteligentes adyacentes (a través de Bluetooth, por ejemplo) para evaluar las interacciones entre los usuarios, por ejemplo, la vecindad entre los usuarios, el movimiento de los usuarios, etc.".

En cuanto a los factores que determinan la puntuación de un individuo, la patente sugiere que se utilicen como parte del cálculo la profesión de la persona, los datos médicos, la naturaleza y el tipo de lugares que visita, los lugares que visita con frecuencia y el tiempo que pasa en ellos.

"En algunas realizaciones, los sujetos que son propensos a frecuentar eventos religiosos o seculares, como en una sinagoga, una iglesia o una mezquita o un local de baile, donde las personas están muy cerca unas de otras, y hablan, rezan, cantan y/o respiran profundamente y/o se mezclan más, recibirán una puntuación más alta (por ejemplo, para dicho evento de contacto) que aquellos que no frecuentan eventos religiosos", añade la patente.

La patente fue aprobada el 31 de agosto y se produce después de que los gobiernos de todo el mundo hayan puesto en marcha medidas de vigilancia cada vez más amplias en medio del coronavirus, como pasaportes con vacunas que pretenden excluir a las personas de las actividades económicas y sociales y aplicaciones que utilizan la geolocalización y el reconocimiento facial para la cuarentena policial.

Adjunto

Patente de los Estados Unidos