La vacuna de ARNm de Pfizer: ¿Farmacocinética y toxicidad?


Cada vez se conocen mejor los peligros de la proteína de la vacuna COVID-19 y sus interacciones con el sistema inmunitario humano, que implican el riesgo de formación de coágulos sanguíneos y de fugas en los vasos sanguíneos.

¿Peligros en el cuerpo?

Pero, ¿hasta dónde pueden propagarse estos peligros en el organismo? ¿Qué significa esto para la seguridad de las vacunas?

¿Y qué hay de las nanopartículas lipídicas (LNP) de la vacuna, que están hechas de lípidos que nunca se han inyectado en un ser humano?

¿Qué nos dicen las pruebas hasta la fecha sobre la farmacocinética de las vacunas y la toxicidad de sus componentes? ¿Por qué se espera que las vacunas causen lo siguiente?

  • Coagulación de la sangre poco después de la vacunación, lo que puede provocar un ataque al corazón, un derrame cerebral y una trombosis venosa
  • Daños graves a la fertilidad femenina
  • Daños graves en los bebés amamantados
  • ¿Toxicidad acumulada tras múltiples inyecciones?

En este detallado análisis, el profesor asociado Michael Palmer y el profesor Sucharit Bhakdi lo explican. Escriben:

Resumimos los resultados de un estudio en animales presentado por Pfizer a las autoridades sanitarias japonesas en 2020 que se centró en la distribución y eliminación de una vacuna modelo de ARNm. Demostramos que este estudio anticipó claramente graves riesgos de coagulación de la sangre y otros efectos adversos. La falta de seguimiento y evaluación de estos riesgos en los ensayos clínicos posteriores y el proceso de revisión groseramente negligente asociado a las aprobaciones de emergencia han conducido previsiblemente a un desastre médico sin precedentes.

Es especialmente preocupante la lenta eliminación de los lípidos catiónicos tóxicos. En individuos inyectados repetidamente con vacunas de ARNm que contengan estos lípidos -ya sean dirigidas contra el COVID u otro patógeno o enfermedad- esto daría lugar a una toxicidad acumulativa. Existe la posibilidad real de que los lípidos catiónicos se acumulen en los ovarios. El grave riesgo para la fertilidad femenina que esto conlleva requiere la atención urgente del público y de las autoridades sanitarias.

Adjunto

La vacuna de ARNm de Pfizer