¿Excluyó la OMS a Taiwán de la Asamblea de la Salud, a pesar de su éxito en la pandemia?


Una vez más, la Organización Mundial de la Salud (OMS) dejó de lado a Taiwán y no la invitó a la Asamblea Mundial de la Salud (AMS) de este año. El brazo propagandístico del Partido Comunista Chino (PCC), el Global Times, celebró con jactancia la decisión de la OMS, afirmando que Pekín tiene la "última palabra" sobre la participación de la isla.

La Asamblea Mundial de la Salud (AMS)

En mayo de 2020, cuando Mike Pompeo era secretario de Estado, pidió a la OMS que incluyera a Taiwán en la Asamblea, debido al éxito de la isla en la lucha contra el brote del virus CCP, a pesar de estar muy cerca del país de origen de China.

Sin embargo, según Breitbart, la OMS se negó, alegando que el director Tedros Adhanom no tenía poder para hacerlo.

 

Este año, Estados Unidos y otros países volvieron a pedir la participación de Taiwán, pero la OMS volvió a ignorarla.

El PCC, a través de The Global Times, menospreció la soberanía de Taiwán, alegando que los organismos de la ONU no aceptaban el régimen de Taipei.

"Es Pekín, y no Washington, quien tiene la última palabra sobre el espacio que tendrá la isla para la participación internacional", decía en su editorial.

Asimismo, el PCC se mostró "celoso" del apoyo estadounidense a Taiwán y expresó que "Taiwán es sólo una pieza de ajedrez" que Washington puede utilizar para manipular el régimen comunista de Pekín. El PCC sostiene que el apoyo de Estados Unidos a Taiwán es tenue y que la cooperación con Pekín representa la mejor oportunidad de Taiwán para participar en el mundo en general.

El éxito de Taiwán para frenar el virus del PCC

Taiwán ha liderado una de las respuestas más eficaces del mundo a la pandemia del virus CCP (COVID-19), manteniendo los casos y las muertes al mínimo. Hasta el día de la publicación de este informe, sólo tenía 12 muertes a causa del virus.

Recordemos que la isla está a solo 128 kilómetros de China, donde el virus se originó, según los indicios, a finales de 2019.

El caso de Taiwán es señalado por muchos expertos como una historia de éxito en la forma de responder a la pandemia.

Entonces, ¿por qué la OMS no lo pone como ejemplo?

La respuesta es sencilla. Es porque esta organización ignora la existencia legal internacional de Taiwán.

Esto se debe a la influencia negativa ejercida por el PCC, que no reconoce la independencia declarada desde hace casi 70 años por la isla.

Por ello, Taiwán siempre ha sido excluido de las reuniones de emergencia y de los importantes informes de expertos mundiales sobre la pandemia del virus del PCC.

Pero eso no es todo. La OMS incluye las estadísticas del virus CCP de Taiwán junto con las de China, un movimiento deliberado y engañoso que niega al mundo la información precisa sobre la pandemia.

En el mes de marzo de 2020, Bruce Aylward, un alto funcionario de la OMS evadió las preguntas de un periodista de Hong Kong que le preguntó en dos ocasiones sobre Taiwán, y se limitó a cortarle.

Captura de pantalla de twitter.com

Aviso anticipado de Taiwán a la OMS

En un correo electrónico del 31 de diciembre de 2020, Taiwán advirtió a la OMS de la existencia de 7 pacientes con "neumonía atípica" en Wuhan, China.

La OMS negó haberla recibido, y luego -en colaboración con el PCC- retrasó la información y su advertencia al mundo sobre el virus del PCC.

¿Por qué este tipo de alianza?

Se sabe que el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ganó la elección para su cargo en 2017, con el respaldo del PCC.

En varias ocasiones, Tedros se ha negado a criticar al PCC. En cambio, lo ha elogiado por dar al mundo una "oportunidad" para frenar la propagación del virus del PCC.

 

Conclusión:

En conclusión, el éxito de Taiwán se debe a que no esperó una respuesta de la OMS ni confió en China, por lo que inmediatamente comenzó a controlar y estrechar sus fronteras.

Las autoridades sanitarias taiwanesas ya conocen la tendencia del PCC a ocultar los hechos, como ocurrió en 2002 con el brote del virus del SARS en China.

Por ello, aplicaron su estrategia inicial y ahora se dedican a ayudar a varios países del mundo que, a diferencia de la ONU y la OMS, reconocen a Taiwán como lo que es, una nación independiente.