¿Una gran ciudad canadiense prohíbe el matrimonio a las parejas no vacunadas?


flag of canada and border stockpack istock scaled e1634238597340 1024x576 1

Después de que el gobierno liberal del primer ministro Justin Trudeau promulgara uno de los requisitos de vacunación más restrictivos del mundo desarrollado, una ciudad canadiense ha llevado la tiranía médica a un nuevo nivel al negarse a expedir certificados de matrimonio a las parejas que no estén completamente vacunadas.

Leyes de vacunación más restrictivas

La ciudad de Oakville (Ontario), una pequeña localidad de más de 200.000 habitantes, no permitirá que una pareja solicite una licencia de matrimonio a menos que ambos puedan demostrar que están totalmente vacunados.

En un comunicado, la ciudad reconoce que este requisito supera al de la provincia de Ontario, pero el nuevo requisito es un intento de "proporcionar protección adicional a nuestra comunidad y a los empleados de la ciudad frente al COVID-19". Pensábamos que la vacuna serviría precisamente para eso...

 

Pero no se trata sólo del matrimonio: a los residentes de Oakville que no están vacunados se les niega el acceso a una serie de servicios públicos, descritos en la siguiente declaración:

  • Uso de instalaciones recreativas y culturales cubiertas, como estadios, centros comunitarios, piscinas, centros de mayores, el Centro de Artes Escénicas de Oakville y el Museo de Oakville en Erchless Estate.
  • Mostrador de ServiceOakville en el Ayuntamiento
  • Todas las nuevas fechas de certificados de matrimonio y ceremonias (no se requiere prueba de cobertura de inmunización completa para las fechas de certificados de matrimonio y ceremonias reservadas con antelación). Las ceremonias se celebrarán en el Ayuntamiento a partir del 4 de noviembre de 2021.

Oakville no es la única ciudad que intenta que se vacune más gente. El presidente Trudeau ha emitido uno de los mandatos más restrictivos de la historia, en parte para impulsar las estancadas tasas de vacunación.

Trudeau y su gobierno están exigiendo a todos los empleados públicos que se vacunen o se tomen una licencia sin sueldo. Esto incluye a todos los empleados federales "de la administración pública básica" y a la Real Policía Montada de Canadá. Los contratistas federales, incluidos los limpiadores, deben vacunarse para acceder a los edificios gubernamentales.

El gobierno también exige que todos los trabajadores aéreos, ferroviarios y marítimos regulados por el gobierno federal establezcan una política de vacunación para sus empleados que realmente obligue a la vacunación.

Para los que no están vacunados, no importa si trabajan desde casa o no. Se les concederá un permiso no remunerado aunque hayan realizado su trabajo en casa.

Este es el último recordatorio de que no se trata realmente de "seguridad", sino de control.