¿Han escrito médicos y científicos a la Agencia Europea del Medicamento para advertir de los peligros de la vacuna COVID-19?


Señal de prohibido y vacuna de covid-19 sobre fondo blanco. Ilustración 3D aislada

El 1 de marzo de 2021, un grupo de científicos y médicos ha publicado una carta abierta en la que piden a la Agencia Europea del Medicamento (EMA) que responda a las preguntas urgentes sobre la seguridad de las vacunas COVID-19, o que retire la autorización de las mismas.

La carta describe las graves consecuencias potenciales de la tecnología de la vacuna COVID-19, advirtiendo de posibles reacciones autoinmunes, anomalías en la coagulación de la sangre, derrames cerebrales y hemorragias internas, "incluso en el cerebro, la médula espinal y el corazón". Los autores piden que se demuestre que cada uno de los peligros médicos señalados "fue excluido en modelos animales preclínicos con las tres vacunas antes de que la EMA aprobara su uso en humanos".

"En caso de que no se disponga de todas esas pruebas", escriben los autores:

"Exigimos que se retire la aprobación del uso de las vacunas basadas en genes hasta que todas las cuestiones mencionadas se hayan abordado adecuadamente mediante el ejercicio de la debida diligencia por parte de la EMA".

La carta está dirigida a Emer Cooke, Director Ejecutivo de la EMA, y fue enviada el lunes 1 de marzo de 2021. La carta fue copiada al Presidente del Consejo de Europa y al Presidente de la Comisión Europea.

Captura de pantalla de doctors4covidethics.medium.com

 

Afirma: "Apoyamos en principio el uso de nuevas intervenciones médicas". Sin embargo, "hay serias preocupaciones, incluyendo pero no limitadas a las señaladas anteriormente, de que la aprobación de las vacunas COVID-19 por parte de la EMA fue prematura e imprudente, y que la administración de las vacunas constituyó y sigue constituyendo una "experimentación humana", que fue y sigue siendo una violación del Código de Nuremberg." Lea aquí.

Declaración en vídeo del profesor Sucharit Bhakdi, catedrático emérito de Microbiología e Inmunología Médica y ex presidente del Instituto de Microbiología e Higiene Médica:

Para comentarios, póngase en contacto con el profesor Sucharit Bhakdi MD: sucharit.bhakdi@gmx.de,

o Profesor Asociado Michael Palmer MD: mpalmer@uwaterloo.ca

En una declaración pública el grupo dijo:

"Apenas entregamos nuestra carta, la Agencia Noruega del Medicamento advirtió que las vacunas COVID-19 pueden ser demasiado arriesgadas para su uso en ancianos frágiles, el mismo grupo que estas vacunas están diseñadas para proteger. Añadimos que, en virtud de los mecanismos de acción de las vacunas, para estimular la producción de la proteína de la espiga, que tiene propiedades fisiopatológicas adversas, también puede haber personas vulnerables que no son ancianos y ya están enfermos.

"Los nuevos datos muestran que los efectos secundarios de las vacunas son tres veces más comunes en aquellos que se han infectado previamente con el coronavirus, por ejemplo. Ninguna de las vacunas ha sido sometida a pruebas clínicas durante más de unos pocos meses, lo que es simplemente demasiado corto para establecer la seguridad y la eficacia."

"Por lo tanto, como punto de partida, creemos que es importante enumerar y evaluar todas las muertes que se han producido en los 28 días posteriores a la vacunación, y comparar los cuadros clínicos con los que no se han vacunado".

"En virtud de la Resolución 2361, los Estados miembros también deben informar a los ciudadanos de que la vacunación NO es obligatoria y garantizar que nadie sea presionado política, socialmente o de otro modo para que se vacune."