¿Quieren los científicos cultivar moléculas de vacunas de ARNm en plantas comestibles?


planta 1280p

¿Podría la posibilidad de ingerir vacunas como parte de la dieta hacer que más personas estuvieran dispuestas a tomarlas? En los últimos dieciocho meses, las vacunas, y en especial su consumo, han ocupado los titulares de los medios de comunicación de todo el mundo, por lo que los investigadores de la Universidad de California-Riverside están abordando esta cuestión con una nueva investigación sobre la administración de vacunas.

Nuevas investigaciones sobre la administración de vacunas

Las vacunas COVID-19, especialmente las de Pfizer y Moderna, son las primeras que utilizan la tecnología del ARN mensajero (ARNm). Funcionan enseñando a las células del sistema inmunitario a reconocer y atacar una determinada enfermedad infecciosa.

Uno de los problemas de las vacunas de ARNm es que tienen que permanecer almacenadas en frío hasta su uso o pierden estabilidad. El equipo de la UC-Riverside afirma que, si tienen éxito, el público podría consumir vacunas de ARNm de origen vegetal que podrían conservarse a temperatura ambiente.

Con una subvención de $500.000 de la Fundación Nacional de la Ciencia, los investigadores esperan ahora cumplir tres objetivos.

Vacunas de ARNm con ADN en células vegetales

En primer lugar, el equipo tratará de introducir con éxito vacunas de ADN que contengan ARNm en las células de las plantas, para que puedan replicarse. A continuación, los autores del estudio quieren demostrar que las plantas pueden producir realmente suficiente ARNm para sustituir una inyección tradicional. Por último, el equipo tendrá que determinar la dosis adecuada que la gente deberá ingerir para sustituir adecuadamente las vacunas. Lea aquí.

"Lo ideal sería que una sola planta produjera suficiente ARNm para vacunar a una sola persona", dice Juan Pablo Giraldo, profesor asociado del Departamento de Botánica y Ciencias Vegetales de la UCR, en un comunicado de la universidad.

"Estamos probando este enfoque con espinacas y lechugas y tenemos el objetivo a largo plazo de que la gente lo cultive en sus propios jardines", añade Giraldo. "Los agricultores también podrían llegar a cultivar campos enteros". Lea aquí.

 

Giraldo y un equipo de científicos de la UC-San Diego y la Universidad Carnegie Mellon afirman que los cloroplastos son la clave para fabricar vacunas comestibles. Los cloroplastos son pequeños órganos dentro de las células vegetales que ayudan a convertir la luz solar en energía, utilizando la clorofila.

"Son pequeñas fábricas alimentadas por energía solar que producen azúcar y otras moléculas que permiten a la planta crecer", explica Giraldo. "También son una fuente sin explotar para fabricar moléculas deseables".

Transferencia de genes en las plantas

Los estudios ya han demostrado que los cloroplastos pueden expresar genes que no son parte natural de la planta, lo que significa que podrían utilizarse para producir los materiales necesarios para una vacuna de ARNm.

En el nuevo estudio, Giraldo se asoció con la profesora Nicole Steinmetz, de la UC-San Diego, para utilizar la nanotecnología para introducir más material genético en los cloroplastos. Lea aquí.

"Nuestra idea es reutilizar las nanopartículas naturales, es decir, los virus de las plantas, para la administración de genes a las plantas", dice Steinmetz. "Hay que hacer algo de ingeniería para que las nanopartículas lleguen a los cloroplastos y también para que no sean infecciosas para las plantas". Lea aquí.

"Una de las razones por las que empecé a trabajar en nanotecnología fue para poder aplicarla a las plantas y crear nuevas soluciones tecnológicas. No sólo para alimentos, sino también para productos de alto valor, como los farmacéuticos", añade Giraldo.

Aunque la investigación puede contribuir a disipar los temores de las personas que odian las agujas, es poco probable que tranquilice a quienes desconfían de la nueva tecnología de ARNm que se utiliza en algunas de las vacunas.

Creemos que es seguro decir que para algunos, esto será simplemente otra razón para no comer sus verduras...