¿Demostraron los científicos que las pruebas PCR son "inútiles" y se basan en "ciencia defectuosa"?


El "diagnóstico erróneo de infecciones en todo el mundo" derivado de las pruebas ha dado lugar a "estrictos lockdown que han destruido la vida y el sustento de muchas personas", argumentan los científicos.

Informe de revisión de Corman-Drosten

El documento científico original que establecía las pruebas RT-PCR como la forma de identificar el COVID-19 en individuos, alimentando así los lockdown en todo el mundo, ha sido desacreditado a fondo por los científicos, que califican las pruebas de "inútiles" y "completamente inadecuadas" para encontrar el COVID-19, dado que fueron desarrolladas sin tener siquiera acceso al propio virus.

El informe recientemente publicado examinó el documento original de Corman-Drosten, en el que se proponían las pruebas de reacción en cadena de la polimerasa en tiempo real (RT-PCR/PCR) como medio validado para detectar el COVID-19.


El protocolo propuesto se utiliza en alrededor de 70% de pruebas a nivel mundial y por más de cien gobiernos. Estas pruebas se convirtieron rápidamente en el factor que motivó el fenómeno internacional de los lockdown a nivel nacional, ya que se informó del aumento de los casos del virus.


Pero un grupo de 22 científicos independientes, denominado Consorcio Internacional de Científicos en Ciencias de la Vida (ICSLS), ha estudiado y revisado el documento de Corman-Drosten (CD), encontrando "numerosos errores técnicos y científicos", señalando que ni la "prueba ni el propio manuscrito cumplen los requisitos de una publicación científica aceptable". Calificaron el documento de CD de "ciencia defectuosa" y llamaron a sus autores "intelectualmente deshonestos".

El grupo presenta "diez problemas fatales" con el artículo de Corman-Drosten, y concluye que no hay otra opción "que retractarse de la publicación". Cada uno de los problemas se describe como suficiente por sí solo para hacer que la prueba PCR sea "inútil como herramienta de diagnóstico específica para identificar el virus del SARS-CoV-2." El informe del ICSLS destaca los "errores de diagnóstico de las infecciones en todo el mundo" derivados de los protocolos de la CD, que han dado lugar a "estrictos lockdown que han destruido la vida y el sustento de muchas personas".

El autor principal del informe del ICSLS es el Dr. Pieter Borger, experto en biología molecular de la expresión génica, y entre los coautores se encuentra el Dr. Michael Yeadon, antiguo vicepresidente de la empresa de vacunas Pfizer.

El Dr. Paul Sacré ofrece una breve explicación de cómo funciona la prueba PCR, como ayuda para entender las críticas del ICSLS al documento del CD. El hisopo nasal o faríngeo se "procesa para aislar el material genético", luego se añaden cebadores - "material genético diseñado"- y se unen al material genético viral, lo que inicia la "amplificación". Durante la amplificación, se liberan marcadores fluorescentes "unidos a las copias durante la PCR", y si se detectan suficientes, la prueba se denomina positiva.


Desglose de los problemas científicos

El primer problema "importante" identificado en la revisión del ICSLS es que el documento del CD y las pruebas de PCR de prueba se escribieron y realizaron "sin tener material de virus disponible", en palabras del propio documento del CD. En su lugar, el método de prueba PCR se basó en "secuencias silico, suministradas por un laboratorio en China". Los objetivos del documento de la CD de desarrollar y desplegar una prueba "no son alcanzables sin disponer de material vírico real", según el ICSLS.

El día en que se presentó el documento de la CD a la revista médica Eurosurveillance, los datos de Google sólo registran 6 muertes por el virus. Esto lleva al ICSLS a preguntarse por qué el informe del CD predijo "un desafío para los laboratorios de salud pública mientras que no había ninguna evidencia sustancial en ese momento que indicara que el brote estaba más extendido de lo que se pensaba inicialmente..."

El ICSLS presenta muchos errores. La concentración de los cebadores utilizados en el desarrollo de las pruebas PCR son "demasiado altos" para "amplificaciones específicas óptimas de los genes objetivo". Las variaciones de los pares de cebadores utilizados en el documento CD significan que "las variaciones de diseño conducirán inevitablemente a resultados que ni siquiera están relacionados con el CoV-2 del SARS". Así, varios laboratorios podrían suponer que han detectado un caso positivo de COVID, utilizando una fórmula que en realidad no detecta el COVID.

Para que una prueba de PCR sea fiable, "se requiere la amplificación de 3 genes diferentes (cebadores) del virus investigado". Sin embargo, el ICSLS descubrió en el documento del CD que "en casi todos los procedimientos de prueba en todo el mundo, sólo se utilizaron 2 cebadores en lugar de los tres. Este descuido hace que todo el protocolo de prueba sea inútil en lo que respecta a la obtención de resultados precisos de importancia real en una pandemia en curso".

A continuación, el ICSLS señala que la prueba de PCR propuesta contiene "graves errores de diseño" y, dado que la prueba es incapaz de distinguir entre "el virus completo y los fragmentos virales", "no puede utilizarse como diagnóstico del virus del SRAS". Una prueba positiva, como se menciona en el documento del CD, no puede determinar si uno está infectado con el virus, sino que "simplemente indica la presencia de moléculas de ARN viral".

A continuación, la revisión trata de los ciclos de amplificación de las pruebas. El documento del CD ni siquiera define lo que es un resultado positivo o negativo de la prueba, pero sí sugiere que se realicen "45 ciclos de PCR". Aunque una prueba PCR puede tener hasta 60 ciclos de amplificación, tanto el Dr. Sacré como el ICSLS señalan que los datos de la prueba PCR a partir de un valor de ciclo de 35 o más son "completamente poco fiables". "Sólo se detectan virus no infecciosos (muertos) con valores [de ciclo] de 35", añade el grupo, ya que incluso por encima de 30 ciclos existe "una zona gris", en la que no se puede confiar en un resultado positivo.

Una vez completado el proceso de amplificación, la "validación biomolecular" es "esencial" para determinar la presencia del COVID-19, ya que "los productos de PCR amplificados pueden ser cualquier cosa". Pero el protocolo del documento del CD no lo hace, y el ICSLS, en consecuencia, califica cualquier prueba de PCR desarrollada sobre esa base de "inútil como herramienta de diagnóstico específica para identificar el virus del SARS-CoV-2".

Las pruebas de PCR propuestas también ignoran el "estándar de oro científico esencial" que consiste en tener un control positivo y un control negativo, mediante los cuales identificar el COVID-19 de otros coronavirus. Además, el propio documento de la CD señala que el gen utilizado en las pruebas no es específico del COVID-19, por lo que detecta "un amplio espectro de otros virus del SRAS".

Basándose en todos estos errores, e incluso extraídos del texto del propio documento del CD, el ICSLS advierte que es "inevitable" que "la prueba PCR descrita en el documento de Corman-Drosten genere falsos positivos". De esto se hace eco el Dr. Sacré, que escribió que la principal limitación de las pruebas PCR es la "extrema sensibilidad (falsos positivos) si no se elige un umbral de positividad (Ct) adecuado".

Swiss Policy Research ha descubierto que una prueba de PCR positiva realizada a 35 ciclos o más, como es habitual en Europa y Estados Unidos, tiene una probabilidad de 97% de ser un falso positivo. Lea aquí.


Sin revisión por pares, pero con conflicto de intereses en la autoría

El documento de Corman-Drosten parece no haber recibido ninguna revisión por pares. Se recibió en Eurosurveillance el 21 de enero de 2020, se aceptó para su publicación al día siguiente y se publicó en línea el 23 de enero. De hecho, el ICSLS informa de que una versión del documento del CD se publicó en el sitio web de la OMS el 13 de enero de 2020. Ver pdf al final del post.

Por lo tanto, la evidencia sugiere que no se ha producido ninguna revisión por pares, y el ICSLS escribe: "Cualquier biólogo molecular familiarizado con el diseño de la RT-PCR habría observado fácilmente los graves errores presentes en el artículo de Corman-Drosten antes del proceso de revisión real."

El grupo se puso en contacto con Eurosurveillance para obtener una copia de la revisión por pares, pero finalmente se le dijo que "la divulgación socavaría el propósito de las investigaciones científicas".

Se descubrió que dos de los autores del artículo de CD, Christian Drosten y Chantal Reusken, formaban parte del consejo editorial de Eurosurveillance, lo que llevó al ICSLS a decir que "existe un grave conflicto de intereses que refuerza las sospechas de que el artículo no fue revisado por pares". Se considera que tal acción "compromete la integridad científica".

Además, el ICSLS encontró "graves conflictos de intereses para al menos cuatro autores", siendo dos de ellos el director general y el asesor científico de la empresa productora de pruebas de PCR TIB-Molbiol.

Comentarios del autor sobre el informe del ICSLS

En declaraciones a UncoverDC.com sobre el documento de Corman-Drosten, el Dr. Kevin Corbett, del informe ICSLS, dijo: "Public Health England es coautor del mismo. Todas las autoridades de salud pública de la UE son coautoras de este documento. Pero esto es lo esencial: No había ningún aislado viral para validar lo que estaban haciendo. Los productos de PCR de la amplificación no correspondían a ningún aislado viral en ese momento. Yo lo llamo "ciencia del anillo de donuts". No hay nada en el centro de la misma. Se trata de código, de genética, nada que ver con la realidad, ni con la persona real, el paciente".


En respuesta a la cuestión de que los defensores de la prueba PCR afirman que el virus ha sido aislado, Corbett dijo: "Sí, desde entonces ha habido documentos que dicen que han producido aislamientos virales. Pero no hay controles para ellos. Los CDC publicaron un documento en julio, creo que fue, en el que decían: 'Aquí está el aislado viral'. ¿Sabes lo que hicieron? Tomaron muestras de una persona. Una persona, que había estado en China y tenía síntomas de resfriado. Una persona. Y asumieron que lo tenía para empezar. Así que está todo lleno de agujeros, todo el asunto".

El documento del ICSLS concluye: "A la luz de nuestro reexamen del protocolo de prueba para identificar el SARS-CoV-2 descrito en el documento de Corman-Drosten, hemos identificado errores preocupantes y falacias inherentes que hacen que la prueba PCR del SARS-CoV-2 sea inútil."

Adjunto

wuhan-virus-assay-v1991527e5122341d99287a1b17c111902

 


¿Cuál es su reacción?

confused confused
0
confused
fail fail
3
fail
love love
1
love
lol lol
1
lol
omg omg
0
omg
win win
3
win