¿Es el cambio climático el próximo espectro que esclavizará a la humanidad?


La catástrofe de las inundaciones es, literalmente, una fuente de inspiración para los apologistas del clima. El "consenso" actual es que el calentamiento global se debe a los gases de efecto invernadero producidos por el hombre y que es necesario actuar de inmediato, pues de lo contrario el fin del mundo es inevitable. La correlación entre el CO2 y todos los fenómenos meteorológicos que se le atribuyen está aún por demostrar, pero, sin embargo, los políticos y los medios de comunicación recapitulan constantemente que cualquier debate basado en ella ha terminado. Ya sean huracanes furiosos, incendios forestales o lluvias monzónicas, todas las cabriolas son efectos secundarios agudos del "cambio climático", dicen. Pero el meteorólogo Andreas Friedrich, del Servicio Meteorológico Alemán, declaró poco después de la catástrofe de las inundaciones "La afirmación de que el cambio climático es el culpable no es sostenible.

Una ecodictadura global

¿Será que una vez más se exagera e instrumentaliza (y quizás también se ayuda un poco) un fenómeno natural para volver a invocar el miedo de los ciudadanos a una fatalidad inminente, para volver a imponerles medidas lógicamente coercitivas y poder justificar nuevos recortes drásticos de derechos fundamentales?

La psique humana es bastante simple. Asustar a los ciudadanos con los terroristas, los virus asesinos y el cambio climático, y ofrecerles la única solución que parece tener sentido: unos cuantos sacrificios en la libertad personal a cambio de seguridad y bienestar general. Al fin y al cabo, uno sabe muy bien cómo reacciona la "gente razonable" ante cierta información. Para determinar la reacción deseada, sólo hay que controlar el tipo de datos que se les presenta o el tipo de circunstancias en las que se encuentran, y como personas racionales, harán lo que tú quieras que hagan.

Si realmente hay gente que aspira a una dictadura global (y no hay duda de que la hay), el cambio climático provocado por el hombre sería la coartada perfecta para una ecodictadura global. No sólo se obligaría a los Estados individuales a renunciar a la soberanía nacional en favor de entidades transnacionales como la ONU, sino que se podría registrar y controlar cada emisión individual de CO2, ¡simplemente toda nuestra vida! ¡Cada respiración podría incluirse en un balance de CO2 meticulosamente guardado!

Este tipo de distopías aparecen en muchas películas y libros. En la película "In Time", por ejemplo, todo el mundo tiene una especie de chip en el brazo que le dice cuánto tiempo le queda de vida y le mata en cuanto se le acaba. El tiempo es también la moneda de este mundo y todo tiene que comprarse con preciosos minutos y horas, mientras que el tiempo, a su vez, tiene que ganarse con el trabajo. Dado que, debido a la modificación genética, nadie envejece más allá de los 25 años, la duración de la vida depende únicamente de la cantidad de la moneda "tiempo". Así, los ricos tienen una vida extremadamente larga y saludable, mientras que los pobres mueren jóvenes.

En lugar de tomar el factor tiempo, se toma el factor emisión de CO2. Esto significa que a cada persona se le permite una determinada cantidad de emisiones de CO2 y se controla y registra cada mínima actividad, incluida cada respiración. Una vez alcanzado el límite superior, uno se recicla y se compone. (Por supuesto, allí también habrá "comercio de emisiones", ya existe hoy, y los ricos también tendrán una larga vida allí).

El factor de emisión de CO2

¿Suena surrealista e irreal? El rumbo ya está marcado:

- Washington se convirtió en el primer estado de EE.UU. en legitimar el compostaje humano después de que su gobernador, respetuoso con el medio ambiente, firmara una ley para reducir las emisiones de carbono procedentes de los enterramientos. La nueva ley entró en vigor en mayo de 2020. Las personas que mueren en el estado tienen ahora la opción de convertir el cuerpo del difunto en abono para su uso en jardinería. Este proceso se llama reciclaje. Lea aquí.

- La patente de Microsoft número WO2020060606 prevé la lectura de los datos de actividad corporal de las personas a través de un biosensor, y la asignación o denegación de criptomonedas a las personas en función de esos datos. Lea aquí.

- La Agencia Federal de Medio Ambiente ya nos dice que pronto deberíamos comer todos carne de insectos y de laboratorio para salvar el clima. Lea aquí.

- Además, justo a tiempo para el inicio del plan en abril de 2020, el suicidio asistido de tipo empresarial se legalizó en Alemania. Cada vez más países siguen el ejemplo holandés de la eutanasia. Allí, desde 2020, incluso las personas sanas de 75 años y los depresivos pueden hacerse matar por los médicos con inyecciones letales. Sólo hacen falta unos cuantos cataclismos para convertir un derecho en una obligación en nombre del ahorro de CO2 y de recursos. Lea aquí.

El abuelo se recicla aquí

Acontecimientos cataclísmicos

¿Cómo podría ser ese cataclismo? El Profeta saw ya nos lo dijo:

Habrá tres años difíciles antes de que aparezca el Dajjal. Durante estos años la gente será asolada por una gran hambruna. En el primer año, Alá ordenará al cielo que retenga un tercio de su lluvia y a la tierra que retenga un tercio de sus productos. El segundo año, Alá ordenará a los cielos que retengan dos tercios de su lluvia y a la tierra que retenga dos tercios de sus productos. En el tercer año, Alá ordenará al cielo que retenga toda su lluvia y no lloverá ni una sola gota. Ordenará a la tierra que retenga todos sus productos y no crecerá ninguna planta. Todos los ungulados perecerán salvo lo que Alá quiera. (Ibn Majah)

Imagina este escenario: ¡tres años de sequía y millones de muertes por hambre en todo el mundo! ¡Y Dajjal puede hacer creer a la gente que esto se debe a los gases de efecto invernadero! ¡La gente pedirá a gritos una ecodictadura! Y es exactamente cuando se formará el gobierno mundial y la persona Dajjal se convertirá en el líder. "En lo que a mí respecta, mis emisiones de CO2/vida me serán asignadas por el Estado, si es que se me permite vivir", pensará la gente, igual que hoy: "Mejor una terapia genética con aprobación de urgencia y consecuencias imprevisibles a largo plazo que ser erradicado por el virus asesino de la voluntad".

Este será también el momento en que ya no se aceptará el arrepentimiento:

Cuando aparezcan tres signos, ningún alma se beneficiará de su fe si no ha creído ya o se ha ganado el bien por su fe: la salida del sol del oeste, el falso mesías y la bestia de la tierra. (Musulmán)

Nótese que estos años de sequía no son causados por el propio Dajjal, aunque ciertamente se dice que Dajjal tiene la capacidad de manipular el clima:

El Dajjal hará que la lluvia caiga del cielo. (Muslim, Tirmizi)

Así que el Profeta s.a.w. nos dice claramente que no se trata de un cambio climático provocado por el hombre. Y en la segunda parte del hadiz nos dice lo que tenemos que hacer:

Se le preguntó a él (sallallahu `alaihi wa sallam): "¿Qué sostiene a la gente durante este tiempo?". Dijo: "Tahlil, takbir y tahmid (decir la ilaha ill Allah, Allahu akbar y al-hamdulillah). Esto los mantendrá igual que la comida". (Ibn Majah)

Así que esta es la prueba definitiva para la humanidad, porque nada más que Dios podrá salvarte. Sin preparativos, sin entrenamiento de supervivencia, sin permacultura - nada más que el poder de Alá mismo. Lo que, por supuesto, no significa que uno no deba hacer ningún tipo de preparativos. En todo caso, hay que abandonar las ciudades y adentrarse lo más posible en la naturaleza.

Se puede suponer que Dajjal está influyendo en el clima para dirigir el debate sobre el cambio climático en la dirección deseada. Hace ya 70 años, 35 personas murieron en la infame catástrofe de las inundaciones de Lynmouth, sólo unos días después de los experimentos meteorológicos de la Real Fuerza Aérea sobre el sur de Inglaterra. Así lo informó la BBC (El vínculo de la lluvia con las inundaciones mortales) y The Guardian (Los pluviómetros de la RAF causaron la inundación de 1952), entre otros. Será imposible determinar cuántas muertes y devastaciones medioambientales pueden atribuirse a estos experimentos desde 1952. Pero las inundaciones de Lynmouth no fueron la única tragedia meteorológica provocada por el hombre. Las armas meteorológicas como el HAARP forman parte del arsenal de las grandes potencias, aunque estén prohibidas internacionalmente. Desde los terremotos hasta los tsunamis, pasando por las sequías y los tornados, hoy pueden hacerlo todo. Lea aquí.

Muchas pruebas sugieren que los incendios de California y Australia no tuvieron una única causa natural. Los bomberos informaron de que los plásticos unidos al metal se fundieron por completo, mientras que los plásticos aislados resistieron lo que debió ser un calor extraordinario. Otros investigadores observaron que las barandillas se incendiaban donde los pernos metálicos estaban unidos a la madera. Se observaron incendios al menos tres veces más calientes que un incendio doméstico medio; lo suficientemente calientes como para fundir el aluminio y el vidrio y convertir las casas en pura ceniza, dejando intactos los contenedores de plástico adyacentes o los árboles cercanos. Los residentes también informaron de que las casas empezaron a arder casi simultáneamente.

Las casas se quemaron, pero no los árboles junto a ellas.

DEWs (Armas de Energía Dirigida)

Las DEW (armas de energía dirigida) podrían causar estos efectos. La mayoría de nosotros estamos familiarizados con la forma en que los hornos de microondas calientan e interactúan con los alimentos y cómo esto difiere de los efectos de los hornos de calor o convección. Sabemos que los plásticos son "seguros para el microondas" mientras que los metales explotan violentamente cuando se exponen a las microondas. Así que las casas con sus partes metálicas se incendiaron, mientras que los cubos de basura y los árboles se salvaron.

Seguramente sería fácil para Dajjal incendiar cosas aquí para ilustrar dramáticamente "las consecuencias del cambio climático", al igual que sería fácil para él aumentar significativamente la cantidad de precipitaciones en el Eifel.

Volvemos a la cuestión de hasta qué punto se está produciendo realmente el cambio climático y cuál es su causa. Para ello, nos gustaría ceder la palabra a un experto que admite estar avergonzado de anteriores declaraciones sobre el cambio climático.

Escéptico del clima

El meteorólogo Klaus-Eckart Puls es uno de los miles de científicos de todo el mundo que ahora evalúan la situación de forma diferente al "consenso" generalmente aceptado. En una entrevista con Bettina Hahne-Waldscheck, de la revista suiza "factum", habló de forma inusualmente abierta para el tema:

Factum: Usted lleva años criticando la teoría del cambio climático provocado por el hombre. Mientras tanto, muchos científicos prominentes se pronuncian en este sentido. ¿Cómo se convirtió en un escéptico del clima?

Puls: Hasta hace diez años, yo también repetía como un loro lo que nos decía la IPPC sin comprobarlo. En algún momento empecé a comprobar las afirmaciones. El resultado: Empezó con dudas y luego desembocó en el horror y en la constatación de que mucho de lo que dicen el IPCC y los medios de comunicación sobre el cambio climático no es cierto y no está en absoluto amparado por hechos y mediciones científicas. Hoy me avergüenzo de lo que solía "contar" como científico, incluso en mis propias conferencias.

En mi opinión, la histeria climática del CO2, que evidentemente es especialmente fuerte en Alemania, está ideológicamente y materialmente conectada en red e impuesta por una comunidad de intereses de aprovechados.

Factum: ¿Qué pasa entonces con el calentamiento global? ¿Existe el cambio climático?

Puls: Sí, porque el cambio climático es lo normal, por lo que siempre ha habido fases de "calentamiento global", que incluso han superado con creces la extensión actual. En los últimos cien años hubo un "calentamiento global" de tres cuartos de grado. Desde 1998, sin embargo, no ha habido calentamiento global, pero el CO2 sigue aumentando. Los institutos cercanos al IPCC han observado un ligero enfriamiento de una a dos décimas de grado desde 1998; en el mejor de los casos, se puede hablar de una supuesta meseta de temperatura. En general, el clima siempre ha cambiado y siempre cambiará.

Factum: El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) predice un calentamiento de 0,2 grados por década o de dos a cuatro grados para el año 2100. ¿Qué opina de esto?

Puls: Se trata de profecías de modelos especulativos, los llamados escenarios, no de previsiones. El clima es un sistema no lineal muy complejo, por lo que las previsiones son imposibles. Eso es exactamente lo que dice el informe del IPCC de 2001: La naturaleza hace lo que quiere, no lo que predicen los modelos. Todo el debate sobre el CO2 no tiene sentido. Incluso si el CO2 atmosférico se duplica, esto sólo puede causar alrededor de un grado de calentamiento por razones físicas. El resto del calentamiento asumido por el IPCC se basa en procesos de amplificación especulativos que no están probados por nada. Basta con observar que la Tierra no se ha calentado durante 13 años, aunque el CO2 ha seguido aumentando.

Factum: ¿Y la subida del nivel del mar?

Puls: La subida se ha ralentizado cada vez más, y en los dos últimos años el nivel global del mar incluso ha bajado más de medio centímetro. Estos resultados se han obtenido a partir de mediciones por satélite en los últimos 20 años; las mediciones del nivel del mar existen en todo el mundo desde hace unos 150 años. La llamada "altura media del nivel del mar" es un valor calculado, no un valor medido. Sin embargo, en sentido estricto, no existe un "nivel del mar global". Hay diferencias de altura de hasta 150 metros en los océanos del mundo. El nivel del mar también está influenciado por procesos tectónicos, como el levantamiento y la subsidencia continental, así como por los cambios en las corrientes de viento, los vientos alisios y el vulcanismo. El cambio climático es sólo uno de los diez factores. Podemos hacer afirmaciones bastante precisas sobre el Mar del Norte, por ejemplo, donde se realizan mediciones periódicas del nivel.

Factum: ¿Qué se mide para el Mar del Norte?

Puls: En los últimos 400 años, el nivel del mar en la costa del Mar del Norte ha subido unos 1,40 metros. Es decir, 35 centímetros por siglo. En los últimos cien años, el Mar del Norte sólo ha subido 25 centímetros. Por tanto, el aumento se ha ralentizado.

Factum: ¿Tiene algo que ver la subida con el deshielo del Polo Norte?

Pulso: Eso es una falacia. Aunque se derrita todo el hielo flotante del Polo Norte, el nivel del mar no sube ni un milímetro. Tome un vaso de agua con cubitos de hielo y espere a que se derritan. El nivel en el vaso no es más alto después. Esto se debe a que el agua aumenta su volumen en un diez por ciento cuando se congela, y lo disminuye en la misma cantidad cuando se derrite. Sólo este diez por ciento del iceberg sobresale del agua, y vuelve a desaparecer cuando se funde. Este es el principio de Arquímedes.

Dudosa correlación entre la subida del mar y el hielo ártico aquí durante el lavado de cerebro diario en Spiegel-Online.

Factum: ¿Y el hecho de que los glaciares de los Alpes se estén derritiendo no se debe sólo al calentamiento global?

Pulsar: Ahí también hay muchos factores. Cuando se sube a una montaña, la temperatura desciende 0,65 grados por cada 100 metros. Por lo tanto, al aumentar tres cuartos de grado la temperatura en los últimos cien años, el límite medio de cero grados se desplazó hacia arriba unos 100 metros. Sin embargo, se observa que no sólo se están derritiendo los glaciares más bajos, sino también los situados a 1.000 metros o más. Esto tiene otra causa, el hollín y el polvo. El hielo más oscuro y lleno de aerosoles absorbe más radiación solar, convirtiendo la radiación en calor tangible. Usted mismo nota la diferencia cuando lleva una camiseta negra en lugar de una blanca, que le da mucho más calor por debajo bajo el sol. Pero el hollín y el polvo no sólo existen de forma antropogénica desde la industrialización, sino también en la naturaleza, por ejemplo a través del vulcanismo, las tormentas de polvo y los incendios forestales y esteparios. Por estas razones, siempre ha habido glaciares que se derriten en la historia de la Tierra, aunque sabemos por los resultados de las investigaciones de los glaciólogos, por ejemplo, que los glaciares alpinos eran en su mayoría más pequeños en los últimos 10.000 años que en la actualidad.

Factum: En su opinión, el deshielo en la Antártida, donde se desprendió un enorme iceberg hace tres años, ¿no es tan grave?

Puls: No, al contrario. En los últimos 30 años, la capa de hielo de la Antártida ha aumentado en superficie y volumen y la temperatura allí ha disminuido. Esto afecta tanto a la Antártida como al cinturón de hielo flotante periférico. Esta tendencia de 30 años puede evaluarse bastante bien porque desde esa época existe una red de medición con unas 40 estaciones de diferentes países. Las estaciones que llevan más tiempo midiendo, como la estación Amundsen-Scott de EE.UU., situada directamente en el Polo Sur, documentan que la temperatura incluso ha disminuido desde 1957. La Antártida alberga el 90% del hielo de la Tierra, y su tamaño es aproximadamente una vez y media el de Europa.

Dimensiones del hielo marino Junio 2021

Factum: ¿Por qué leemos a menudo que en la Antártida hace más calor?

Puls: La única región antártica digna de mención que se ha calentado en las últimas décadas es precisamente la zona en la que un iceberg de 100 kilómetros cuadrados se desprendió de la plataforma Wilkins en marzo de 2008: la región de la Península Antártica. Sin embargo, apenas cubre el uno por ciento de la superficie de la Antártida. Esta península se encuentra a unos 1.000 kilómetros al sur de Tierra del Fuego y se extiende otros 1.000 kilómetros hacia el sur. Por lo tanto, se encuentra totalmente dentro del área de influencia de la zona de tormentas más fuerte de la Tierra, la deriva de viento del oeste del hemisferio sur.

Factum: ¿Qué es lo que provoca estas rupturas?

Pulso: No sólo el grosor, la presión y, en consecuencia, los deslizamientos desempeñan un papel en los desprendimientos de hielo en la Antártida Occidental, sino también las fluctuaciones de intensidad de estos vientos del oeste a lo largo de los siglos, análogas a las fluctuaciones de circulación en las latitudes templadas del hemisferio norte, por ejemplo en el Atlántico Norte. Si los vientos del oeste se intensifican, lo que se observa en el hemisferio sur desde hace más de 20 años, se calienta la costa oeste de la península antártica, por ejemplo, porque la diferencia de temperatura entre los vientos y el agua de mar que traen y el hielo es de más de 20 grados. El segundo factor son las olas de tormenta provocadas por los vientos. Golpean el hielo y provocan su rotura de forma mecánica. Y un tercer factor: a medida que se acumula más y más nieve y hielo hacia la cima, el grosor del hielo aumenta y con él la presión hacia abajo. La presión genera calor, por lo que se forma una capa de agua líquida bajo el hielo, sobre la que los glaciares comienzan a deslizarse. Todas estas causas son, pues, de naturaleza meteorológica o física y no tienen nada que ver con ninguna catástrofe climática.

Greta Thunberg con el simbolismo de Dajjal tuerto es patrocinada exactamente por la gente que también patrocina el show de Corona: Rockefeller, Bill Gates, etc.

Factum: ¿Así que debe haber habido rupturas de hielo como esta antes?

Puls: Sí, desde hace miles de años, incluso en los años 70, cuando no se hablaba de "calentamiento global". Al contrario: En agosto de 1974, "SPIEGEL" aún publicaba el titular "¿Se avecina una nueva edad de hielo? En aquella época se producían desprendimientos de hielo de varios cientos de kilómetros cuadrados de diámetro, por lo que los medios de comunicación discutían si los icebergs debían transportarse en remolcadores a países secos como Sudáfrica o Namibia como suministro de agua potable. Pero eso era logísticamente difícil de gestionar.

Factum: ¿Qué pasa con las fotos de los osos polares que ya no tienen suficiente hielo y que gustan de salir en los medios de comunicación cuando se trata del cambio climático?

Puls: Esta es una de las peores historias de histeria climática. El oso polar es el icono. El oso polar no come hielo, sino focas. Muere cuando cazamos las focas o incluso las exterminamos, no cuando se derrite el hielo. Tiene suficiente tierra para vivir, hay muchas islas en la zona del Polo Norte, además del norte de Groenlandia, Alaska, Siberia, toda la flota polar. La población de osos polares ha aumentado incluso durante el moderado calentamiento del clima en el hemisferio norte. Hace 50 años se contaban 5.000 osos polares en toda la región del Polo Norte, hoy hay unos 25.000 osos polares.

Factum: ¿Pero es cierto que el hielo del Ártico, a diferencia del de la Antártida, sigue derritiéndose?

Pulso: Sí, se ha estado derritiendo durante 30 años. Pero esto también ha ocurrido dos veces en los últimos 150 años. Hubo un mínimo de verano en 2007, pero desde entonces ha habido un poco más de hielo cada verano. El hielo se derrite en verano y vuelve a aumentar en invierno. La preocupación de los investigadores en 2007 de que se hubiera alcanzado el llamado punto de inflexión irreversible era infundada. El mínimo del verano de 2007 no se ha alcanzado, ni siquiera se ha bajado, desde hace cinco años. Siempre se han producido deshielos. Entre el 900 y el 1300 Groenlandia ya era verde en los márgenes, los vikingos se instalaron en la "tierra verde".

Factum: ¿Y qué dice usted de la expansión de los desiertos, tantas veces reivindicada?

Pulso: No existe. El Sahara, por ejemplo, se redujo en favor de las estepas circundantes. En los últimos 20 años, el Sahara se redujo en unos 300.000 kilómetros cuadrados en el norte, una superficie casi tan grande como Alemania. Al sur del Sáhara se encuentran las estepas secas del cinturón del Sahel. Allí también se observa desde hace más de 20 años un aumento de las precipitaciones, así como la propagación de ciertos árboles y arbustos. Mientras tanto, una zona de unos 300.000 kilómetros cuadrados ha "reverdecido". La hambruna que se produjo en Somalia, Kenia y Etiopía en 2010 se debe principalmente al arrendamiento de grandes extensiones de tierra por parte de empresas internacionales y al cultivo de biocombustibles para Europa en ese país, además de la guerra y el terror, por supuesto. Sin embargo, parece más conveniente en la opulenta Europa culpar a una catástrofe climática ficticia de los errores y fracasos sociales de este mundo.

De 1982 a 2010, a pesar de la deforestación de los bosques tropicales, el espacio verde del mundo aumentó 2 veces la superficie de Estados Unidos

Factum: ¿Entonces no hay que hacer nada contra el cambio climático?

Pulso: no hay nada que podamos hacer al respecto. Desde un punto de vista científico, es totalmente absurdo querer mantener "un clima agradable y estable" girando algunos tornillos de ajuste del CO2. Sin embargo, mucha gente confunde la protección del clima con la protección del medio ambiente. No podemos proteger el clima, pero por supuesto debemos proteger el medio ambiente y cuidar el agua potable para todos los pueblos. Otra cosa es importante para mí: un debate sobre las energías alternativas, que en mi opinión también tiene sentido en muchos aspectos, se está cargando con un debate climático irracional. Uno no tiene nada que ver con el otro.

Conclusión:

También hay que mencionar aquí que nuestro Profeta (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) predijo que uno de los signos del Día del Juicio Final será que la tierra de Arabia volverá a ser verde y a tener ríos como antes (informado por Muslim). Esta afirmación puede resultar sorprendente si se tiene en cuenta que los árabes no creían o no podían saber que Arabia fue una vez exuberante y fértil y que tenía ríos.

El descubrimiento de una especie única de colmillos de elefante en el desierto de Arabia demuestra que la tierra desértica de Arabia fue en su día de un verde exuberante y con grandes extensiones de agua. Según los arqueólogos, se trata de una prueba fehaciente de que los grandes animales vagaban por exuberantes y fértiles llanuras donde las arenas arrastradas por el viento cubren ahora el abrasador desierto de Nafud. Incluso había hipopótamos.

"Utilizando la tecnología de satélites para cartografiar el terreno, predecimos que hay decenas de miles de yacimientos arqueológicos desconocidos en el desierto de Arabia", afirma el director del proyecto, el profesor Mike Petraglia. "Hay más de 7.000 fondos marinos [secos] en la península, la mayoría de ellos en Arabia Saudí".

El reverdecimiento ocurrirá después de que Jesús mate al Dajjal, pero ya ha comenzado. Los días del Dajjal ya están contados. ¡Así que no pierdas la esperanza!