¿Hubo pedidos de pruebas PCR en China incluso antes del primer caso confirmado de COVID?


Las compras de pruebas PCR en la provincia china de Hubei se dispararon meses antes de los primeros informes oficiales de un nuevo caso de coronavirus en esa zona, según un informe de la empresa de ciberseguridad con sede en Australia, Internet 2.0.

Fuerte aumento de los pedidos

Cerca de 67,4 millones de yuanes ($10,5 millones al cambio actual) se gastaron en pruebas de PCR en Hubei durante 2019, casi el doble del total de 2018, con el repunte a partir de mayo, según el informe.

Internet 2.0 recopiló y analizó los datos de un sitio web que agrega información sobre licitaciones públicas en China. El equipo de análisis está formado por antiguos funcionarios de agencias de inteligencia de Estados Unidos, Reino Unido, Australia y otros países.

El informe arroja más dudas sobre la línea oficial de China sobre los orígenes del virus, un tema que ha alimentado las tensiones entre Pekín y Washington. El Ministerio de Asuntos Exteriores de China ha rebatido las conclusiones del informe.

Las pruebas de PCR, o reacción en cadena de la polimerasa, se utilizan para detectar la presencia de una determinada secuencia genética en una muestra, y tienen aplicaciones más allá de las pruebas de COVID-19. Sin embargo, el informe alega que el inusual aumento probablemente indica la existencia de una nueva enfermedad que se está extendiendo en Wuhan, la capital de la provincia de Hubei, y sus alrededores.

Los pedidos se duplicaron en las universidades, se quintuplicaron en el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de China y se multiplicaron por diez en las oficinas de experimentación animal. Las compras de los hospitales se redujeron en más de 10%.

Los datos mensuales sobre adquisiciones muestran un aumento de los pedidos en mayo, especialmente de los compradores de la CDC y del Ejército Popular de Liberación.

"Creemos que el aumento del gasto en mayo sugiere que esta es la fecha más temprana de inicio de la posible infección", dice el informe.

Es muy probable que la pandemia comenzara mucho antes

Las compras aumentaron fuertemente de julio a octubre también, en particular de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Wuhan. La institución gastó 8,92 millones de yuanes en pruebas de PCR en 2019, unas ocho veces su total del año anterior.

La universidad, junto con los hospitales locales y las autoridades de salud pública, desempeña un papel directo en la respuesta a los brotes de nuevas enfermedades, según el informe.

La implicación de estos grupos proporciona pruebas de que "el aumento de las compras estuvo muy probablemente relacionado con la aparición del COVID-19 en la provincia de Hubei en 2019", según el informe. "Evaluamos con alta confianza que la pandemia comenzó mucho antes de que China informara a la [Organización Mundial de la Salud] sobre el COVID-19".

El Ministerio de Asuntos Exteriores de China refutó los resultados. En una respuesta a Bloomberg News, un portavoz dijo que los hallazgos entran en la misma categoría que otras afirmaciones dudosas sobre los orígenes del coronavirus, incluyendo un "supuesto documento" que analizó los volúmenes de tráfico cerca de varios hospitales en Wuhan y buscó las palabras clave "tos" y "diarrea" antes de concluir que el brote comenzó en Wuhan ya en agosto de 2019.

"La trazabilidad del virus es una cuestión científica seria que debe ser abordada por los científicos", dijo el portavoz a Bloomberg. La Oficina de Información del Consejo de Estado de China publicó un libro blanco sobre las acciones del país para combatir el Covid-19 que, con "un calendario claro y hechos fidedignos", relata sus esfuerzos para luchar contra la epidemia, dijo el portavoz.

Brote de virus en el área de Wuhan

Estados Unidos y China se han enfrentado por el tema desde los primeros días de la pandemia. Pekín dijo a la OMS que el primer caso sintomático se registró el 8 de diciembre de 2019. Pero algunos en Estados Unidos alegan que el virus estaba circulando en humanos antes de eso, con afirmaciones de que se filtró desde un laboratorio de investigación.

"No podemos asegurarlo sólo con" la información de las adquisiciones públicas, dijo Akira Igata, profesor visitante de la Escuela de Negocios Tama de Tokio, que examinó esos datos de forma independiente, "pero es una información sólida para argumentar que había conocimiento de un brote del virus en los alrededores de Wuhan entre varios meses y medio año antes de ese diciembre."

"Este informe podría ser una oportunidad para que los países vuelvan a presionar a China para obtener información", dijo Igata.

Las imágenes de satélite de los aparcamientos de los hospitales de Wuhan muestran un fuerte aumento de la actividad a partir de agosto de 2019, según un estudio realizado el año pasado por investigadores de Harvard y otras instituciones. Pero un informe de agosto de las agencias de inteligencia de Estados Unidos no encontró confirmación sobre si la enfermedad se derramó desde un huésped animal o se filtró desde un laboratorio.

"China no ha compartido datos utilizables sobre cómo y cuándo comenzó el COVID-19", dijo David Robinson, uno de los autores del último informe. "La nula transparencia ha alimentado muchas hipótesis, teorías y desinformación, así como el dolor de las víctimas".

"Internet 2.0 ha utilizado nuestras habilidades para intentar proporcionar algunos datos fiables para que el mundo se haga cargo de los impactos de esta pandemia", añadió, refiriéndose a la empresa de ciberseguridad que publicó el informe.