Francia: ¿Hacia un estado de emergencia sanitaria permanente?


Al término del Consejo de Ministros del 13 de octubre de 2021, el portavoz del Gobierno, Gabriel Attal, anunció que el pasaporte sanitario podría prorrogarse hasta el 31 de julio de 2022.

El Pasaporte Sanitario seguirá vigente hasta el próximo verano

Por supuesto, el texto aún debe ser aprobado por el Parlamento. Sin embargo, los textos relacionados con la emergencia sanitaria sólo han sido modificados hasta ahora ligeramente por las dos asambleas. Desde hace diecinueve meses, el país vive en una negación permanente del Estado de Derecho.

El pasaporte sanitario debía expirar el 15 de noviembre, pero el gobierno ha decidido solicitar que se mantenga el sistema hasta el 31 de julio de 2022. Para justificar este proyecto de ley, el gobierno aduce la reaparición de nuevos casos de infección debido a la bajada de las temperaturas y a la propagación de la variante delta.

Según Gabriel Attal, portavoz del Gobierno, el pasaporte sanitario se ampliará para regular mejor el funcionamiento de las instalaciones abiertas al público con el fin de limitar el riesgo de contaminación en estos lugares.

El profesor Arnaud Fontanet, miembro del Consejo Científico, declaró en una entrevista: "La misma calma se observó a finales de septiembre de 2020, antes de que una ola de frío desencadenara la segunda ola en Francia y los países vecinos". Sin embargo, el profesor Fontanet parece ignorar el hecho de que dos tercios de los franceses están totalmente vacunados. ¿O es que la vacuna no es la panacea que prometía ser?

Pero, ¿qué sentido tiene la vacunación?

Toda la comunicación del gobierno muestra la discrepancia entre el discurso lleno de certezas sobre las vacunas y el temor del gobierno a que se hagan visibles los límites de la estrategia de vacunación. El texto de la ley de ampliación de la emergencia sanitaria no sólo propone la ampliación del pasaporte. También pide autorización para que el gobierno publique (sin control) "decretos de emergencia sanitaria por treinta días".

Al ser preguntado, el portavoz del gobierno declaró que la tasa de incidencia está actualmente por encima del umbral de alerta de 50. El número de nuevos casos de contaminación en 18 departamentos es de unos 4.000.

Al anunciar estos datos, Gabriel Attal ha recordado que la situación sigue siendo crítica y que el riesgo de resurgimiento de la epidemia sigue siendo temible, sobre todo porque las condiciones de propagación del virus son óptimas durante la estación fría. Entonces, ¿para qué sirve la vacunación?

¿Y no hay motivos para sospechar cuando el mismo portavoz del gobierno dice que no está previsto volver a la emergencia sanitaria? Se puede esperar cualquier cosa de un gobierno que, por un lado, no cree en la eficacia de la estrategia de vacunación que ha prescrito y, por otro, quiere prolongar la emergencia sanitaria más allá de su propia fecha de caducidad, las elecciones presidenciales de abril de 2022.