Francia: ¿Tiene ya la religión sanitaria farmacéutica tres mil millones de conversos?


Fue en el año 5 antes de nuestro Señor, que Dios-BIGFARMA eligió al hombre santo que iba a difundir la palabra en la nación de Marianne la pagana. Esta nación revoltosa, a la que el mundo entero miraba como modelo de libertad, tenía que ser evangelizada primero para salvar a todos los pueblos de Satanovid.

El apóstol San Macron evangeliza Francia

"A Emmanuel Macron se le encomendó la que era la más difícil de las misiones: la de convertir rápidamente a todos esos paganos galos antes de que despertaran del profundo sueño en el que estaban inmersos, antes de que el demoníaco Gallo los despertara y los perdiera en la falsa idea de que podían vivir independientemente de Dios. Con la ayuda de éste, el joven apóstol salvó a millones de paganos con la ayuda de la santa aguja y el providencial código QR [...]" Extracto del Evangelio de San Pfizer, 26 d.C. Código QR

En el nombre de los Pesos, las Autoridades Fiscales y la Santa Aguja...

Es divertido constatar que Emmanuel Macron, el principal instigador de este nuevo tipo de religión, tiene una formación religiosa y médica a la vez, debido a su formación religiosa y a su familia. Aunque lo oculta, Emmanuel Macron es cristiano, se formó en el colegio jesuita de la Providencia, incluso fue miembro de la redacción de la revista Esprit. En el aspecto médico, la familia Macron no se queda atrás: sus dos padres son médicos, mientras que sus hermanos y hermanas también trabajan en el ámbito de la salud. Su nuera, Christelle Auzière, trabaja en Sanofi Pasteur.

La operación de evangelización farmacéutica comenzó en marzo de 2020, es por una estrategia formidable y una propaganda omnipotente, que St-Macron y sus compañeros apóstoles del resto del planeta lograron convertir a millones de ateos, sin que lo sepan, a una nueva religión que no dice su nombre, la religión de la salud y su culto para BIG Pharma Después del monoteísmo judeo-cristiano-islámico, aquí viene el farma-teísmo.

Monoteísmo y Farmacia

En el siglo XVIII, el antiguo régimen era una dictadura religiosa, en el siglo XXI, ¿el nuevo régimen será una dictadura sanitaria?

He aquí diez puntos en común entre el monoteísmo y el farmacéutico:

Dios el único que está por encima de todas las leyes, la autoridad sanitaria está por encima de todas las leyes incluyendo los Derechos Humanos, y esto es en gran parte gracias a su clero médico:

1 - El clero

  • La autoridad religiosa todopoderosa => La autoridad sanitaria todopoderosa
  • Los obispos o el Papa hicieron la ley => Los especialistas de la televisión hicieron la ley
  • Los Sacerdotes/Sacerdotisas => Los Médicos
  • La sotana => La bata blanca

2 - Los seguidores: creyentes => pacientes

Los ciudadanos se convierten en pacientes, lo que permite cortocircuitar los derechos del ciudadano.

Signo de reconocimiento religioso: la Cruz => la Máscara

Rituales religiosos: hacer la señal de la cruz antes de entrar en la iglesia => lavarse las manos con gel hidroalcohólico antes de entrar en un lugar público.

El creyente reza => El paciente lleva la mascarilla, se lava las manos 15 veces al día y se mantiene alejado de otros pacientes (ciudadanos).

3 - El culto al salvador Jesús => Vacuna/Pase sanitario QRcode

Los creyentes quieren salvar sus almas del infierno, los pacientes quieren ser salvados de la enfermedad. Frente a estos dos miedos, Jesús y BIG Pharma salvan. Pero para salvarse hay que renunciar a ciertas libertades. La religión disfraza entonces la renuncia como un acto necesario para la supervivencia, o mejor aún como un acto virtuoso y altruista. No vacunarse es arriesgarse a contaminar a los demás, es altruista vacunarse. No ser cristiano es el camino del diablo, es arriesgarse a influir en los demás para que tomen este camino que lleva al infierno, es pues altruista ser cristiano. En ambos casos, ser seguidor es contribuir a salvar a otros, es virtuoso.

El culto al salvador es una formidable estrategia de conversión religiosa, permite instalar un pensamiento único en nombre del bien común, permite establecer una dictadura en nombre del bien.

4 - El enemigo invisible

Demonio => Virus

Para un gobierno, hacer la guerra a un enemigo invisible es muy conveniente: permite acusar a cualquiera y prolongar el estado de excepción todo lo que se quiera. En la época cristiana, la gente creía en los demonios y en la brujería, pero esto no era más que una manipulación de la Iglesia, una estrategia para criminalizar a los opositores políticos, a los que se acusaba de hacer un pacto con el diablo. Incluso inventaron la historia de la posesión, que les permitía justificar el castigo de la quema en la hoguera. La creencia de la época era que, para matar al demonio, era necesario quemar vivo al poseído. Hoy, para someter a los adversarios, basta con acusarlos de ser portadores del nuevo demonio: el virus.

Tomemos por ejemplo el grupo de rap IAM: se atrevieron a oponerse al pase sanitario y a la vacunación obligatoria, ¡qué palabras más heréticas y paganas! La nueva Iglesia de la Farmacia no tardó en reaccionar, acusándoles de estar poseídos por el virus: ¡un test de PCR positivo y los rebeldes fueron puestos en aislamiento durante diez días! Todo esto cuatro horas antes del comienzo de su concierto, que fue cancelado por este motivo, al igual que los siguientes.

5 - Infantilización

Todos los sacerdotes nos llamaban "hijo mío", y nosotros teníamos que llamarles "padre mío". El paciente se ve reducido al estado de un niño en relación con su médico, del que espera cuidados e instrucciones...

6 - Libertad condicional

Siervos pegados a la tierra => Pacientes dependientes del código QR

La mayoría de la población era campesina, y con su condición de siervos, era imposible que los campesinos pudieran reclamar cualquier forma de propiedad o libertad, no se les permitía salir del territorio de su señor.

7 - Vigilancia

La confesión permitía a los sacerdotes recoger mucha información confidencial sobre el creyente => Para un paciente, el código QR necesario para circular revela información sanitaria confidencial.

8 - Inquisición

Hoy en día, los médicos que dicen la verdad son rebeldes contra las GRANDES farmacéuticas, antes eran los médicos paganos (los druidas y las druidas) los que se rebelaban contra el cristianismo. Fueron calumniados como brujas y magos.

La orden de los médicos es el gran inquisidor moderno, es él quien tiene el poder de inhabilitar a los médicos paganos. Conviene recordar que el Colegio de Médicos fue creado por el régimen de Pétain durante la colaboración, y que aunque fue rechazado muchas veces en el régimen democrático en los años anteriores a la guerra, nunca se consideró suprimirlo, a pesar de su origen nazi.

9 - Desigualdad de derechos

Los no cristianos, es decir, los paganos, no eran considerados seres humanos, porque se consideraba que no tenían alma y que arderían en el infierno. Por eso, cuando no se les convertía por la fuerza, se les utilizaba como esclavos.

Los que no son farmacéuticos, es decir, los que no tienen un código QR, no pueden ir al hospital para recibir tratamiento, no pueden entrar en la mayoría de los lugares públicos, etc. Un tratamiento que también estaba reservado a los judíos durante la colaboración con los nazis.

10 - Dictadura

Nuestra democracia está siendo sustituida por una dictadura farmacológica, un retorno disfrazado al antiguo régimen. Los creyentes querían salvar sus almas, los pacientes quieren salvar sus cuerpos. La religión de la salud ha permitido saltarse la ley democrática en nombre de la emergencia sanitaria. Éramos ciudadanos, ahora somos pacientes, del estado de derecho hemos pasado al estado hospitalario.

La religión de la salud ha dado un golpe de estado antidemocrático de un poder sin precedentes: ¡tres mil millones de conversos en año y medio! Los profetas monoteístas son tortugas en comparación. La nueva religión se ha beneficiado del progreso técnico y de la centralización del mundo.

¡AMEN!