thomas cowan el corazón no es una bomba