se acabó el juego heiko schöning schweiz