¿Es la falta de zinc y selenio un factor agravante en el covirus?


Científicos de la Universidad de Gante (Bélgica) han publicado un estudio que demuestra que las personas gravemente afectadas por el Covid-19 tienen algo en común: una deficiencia nutricional.

Deficiencias graves de selenio y zinc en la sangre

"Casi todos los pacientes que enfermaron gravemente o incluso murieron en el hospital tenían graves carencias de selenio y zinc en la sangre en el momento del ingreso". Estos son los insólitos resultados de un estudio realizado por científicos de la Universidad de Gante. Para llegar a estos resultados, examinaron la sangre de 138 pacientes virales ingresados en dos hospitales el año pasado."

"Queríamos comprobar los niveles de ciertos nutrientes en la sangre de los pacientes", dijo el profesor Gijs Du Laing al medio belga 7sur7.

"Sabíamos por estudios anteriores que las personas con deficiencias en determinados nutrientes se ven mucho más afectadas por ciertas infecciones víricas. Queríamos averiguar si esto también ocurría con el Covid-19", dijo el investigador.

El profesor Du Laing y sus colegas no son los únicos que comparten esta teoría. En Alemania se ha publicado un estudio similar.

Por último, la investigadora considera que es urgente abordar la nutrición en los centros asistenciales, como las residencias de ancianos. De ahí la hipótesis:

"Si se sabe que hay muchas personas en riesgo, hay que prestar especial atención al consumo de selenio y zinc en la dieta".

Muchas personas mayores apenas comen carne porque, por ejemplo, tienen problemas para masticar y, por tanto, la omiten.

En la actualidad, los ancianos que viven en residencias reciben principalmente suplementos de hierro o vitamina D además de su dieta, mientras que muchos necesitan también selenio y zinc para el buen funcionamiento de su sistema inmunitario.