75

Con los medios de comunicación que exageran el aumento de las cifras de infección, el público se enfrenta ahora a importantes preguntas sobre el futuro de la respuesta a la pandemia. Algunos lugares han decidido introducir unilateralmente "órdenes ejecutivas" para restringir los movimientos de los ciudadanos, la apertura de negocios y las actividades públicas.

Teoría de las ondas

Anthony Fauci aparece constantemente en las noticias, pidiendo a las familias que cancelen el Día de Acción de Gracias y la Navidad y diciendo a la gente que simplemente "haga lo que se le dice". En general, los medios de comunicación intentan infundir miedo en la población y pintar imágenes de peste y muerte por todas partes. Lea aquí.

El pasado mes de abril publiqué un artículo titulado "Waves Of Mutilation: Medical Tyranny And The Cashless Society", en el que exponía un modelo de ingeniería social propuesto por globalistas del MIT y el Imperial College de Londres (véase el pdf al final del artículo) que denominé "teoría de las olas". El modelo funciona esencialmente así:

Los gobiernos deben utilizar la pandemia como justificación de "olas" de cierres restrictivos, seguidos de reaperturas controladas de la economía y de la actividad humana normal. Los globalistas afirman que esto "frenará" la propagación del coronavirus y salvará vidas. Sin embargo, también admiten abiertamente que estos ciclos de cierres y aperturas tienen otros usos.

Con el tiempo, la ciudadanía se aclimata a la intromisión gubernamental en su vida cotidiana y se acostumbra a que la burocracia le diga lo que no puede hacer cuando se trata de las actividades más sencillas. Así, el sistema embotella todas las interacciones humanas hasta el punto de que estamos constantemente pidiendo permiso. Nos convertimos en esclavos de las respuestas del Covid-19.

No vamos a volver a la normalidad

Como dijo el globalista Gideon Lichfield del MIT en su artículo "No vamos a volver a la normalidad (Lea aquí):

"En última instancia, sin embargo, predigo que restableceremos la capacidad de socializar con seguridad desarrollando formas más sofisticadas de identificar quién es un riesgo de enfermedad y quién no, y discriminando -legalmente- a los que lo son.

...uno puede imaginarse un mundo en el que, para subir a un vuelo, quizá haya que inscribirse en un servicio que rastree tus movimientos a través de tu teléfono. La aerolínea no podría ver dónde has ido, pero recibiría una alerta si has estado cerca de personas infectadas conocidas o de focos de enfermedades. Habría requisitos similares en la entrada de grandes recintos, edificios gubernamentales o centros de transporte público. Habría escáneres de temperatura por todas partes, y tu lugar de trabajo podría exigirte que lleves un monitor que controle tu temperatura u otras constantes vitales. Donde los clubes nocturnos piden una prueba de edad, en el futuro podrían pedir una prueba de inmunidad: un documento de identidad o algún tipo de verificación digital a través de tu teléfono, que demuestre que ya te has recuperado o has sido vacunado contra las últimas cepas de virus".

Obsérvese que Lichfield sugirió que para participar en la economía normal podría ser necesario demostrar que se ha "vacunado contra las últimas cepas de virus". En otras palabras, las élites esperan que haya muchos más eventos virales o mutaciones DESPUÉS de que Covid19 haya seguido su curso, y las restricciones y controles que vemos hoy están destinados a continuar, posiblemente PARA SIEMPRE.

La realidad es que el modelo de ondas no es un plan muy práctico para detener une propagación viral, pero es un método perfecto para condicionar a la gente a someterse a un alto nivel de control sobre sus vidas personales que nunca habrían aceptado de otra manera. La "respuesta Covid" también ha sido anunciada por las élites del Foro Económico Mundial como una "oportunidad" perfecta para iniciar lo que ellos llaman el "Gran Reinicio". Lea aquí.

El "Gran Reinicio"

El reseteo es un plan para deconstruir lo que queda del sistema capitalista de libre mercado, introducir controles de carbono en nombre del fraude del calentamiento global, instituir un sistema monetario global sin dinero en efectivo y, finalmente, llevar a la humanidad a lo que ellos llaman una "economía compartida" en la que la persona promedio ya no puede poseer propiedad privada de ningún tipo y es completamente dependiente del sistema para sus necesidades básicas.

El mapa de transformación del Gran Reajuste

Por supuesto, un sistema tan complejo de "soluciones" (dominio) sobre cada individuo tendría que ser gestionado de forma altamente centralizada. Es decir, el resultado final sería un gobierno global por parte del Establishment elitista. Naturalmente.... los globalistas tomarían a regañadientes las riendas del poder por "el bien común".

Este es el panorama general, la amenaza subyacente en el núcleo de los confinamientos y las leyes Covid. Dicho esto, también hay numerosos argumentos basados en la lógica y las pruebas de por qué no hay razón para que la gente se someta a tales restricciones. Vamos a resumirlos en una simple lista:

El coronavirus mata a menos del 1% de las personas que infecta

Los estudios médicos realizados en Estados Unidos indican que la tasa de mortalidad por coronavirus de los ciudadanos que NO viven en residencias de ancianos se ha mantenido en promedio por debajo del 1%. Lea aquí.

El mayor porcentaje de muertes, con diferencia, se ha producido en residencias de ancianos con enfermedades preexistentes. Las personas que se encuentran en centros de atención a largo plazo representan el 8% de los casos de infección por Covid, pero son el 45% de todas las muertes por Covid. Lea aquí.

Sólo la neumonía mata a unos 50.000 estadounidenses cada año, según el CDC, y eso con las vacunas. Sin embargo, ¿se supone que tenemos que entrar en pánico y entregar todas nuestras libertades en nombre de la detención de una enfermedad que afecta a un pequeño porcentaje de la población? Por ello, los medios de comunicación y los gobiernos han decidido centrarse en las cifras de infecciones en lugar de las de muertes. El número de muertes no justifica la cantidad de pánico que el Establishment está tratando de fomentar.

Los confinamientos destruyen la economía

Es matemática y finanzas básicas: el sector de las pequeñas empresas de la economía estadounidense está muriendo. Las pequeñas empresas representan alrededor de 50% del empleo en Estados Unidos. El dinero del rescate Covid, manejado por bancos internacionales como JP Morgan, no llegó a la gran mayoría de las pequeñas empresas que debían recibirlo. Las empresas que sí recibieron rescates siguen al borde del cierre o la quiebra. Cualquier otro confinamiento será el último clavo en el ataúd de la economía estadounidense, excepto para las grandes empresas que están disfrutando de la mayor parte del dinero del estímulo.

¿Cuántas vidas se verán perjudicadas o se perderán debido a la pobreza y el colapso económico si continúa la tendencia actual? Sospecho que muchas más que las vidas perdidas por culpa del Covid.

¿Por qué nadie en el público en general habla de la solución más práctica con respeto a la pandemia? El pequeño porcentaje de personas que corren más riesgo puede QUEDARSE EN CASA y tomar las precauciones necesarias, mientras que el resto seguimos con nuestras vidas. ¿Por qué se nos ordena hacer exactamente lo contrario sólo para que menos del 1% de la población se sienta más segura? ¿Cómo puede ser esto lógico, razonable o científico? La única respuesta que tiene sentido es que la respuesta del confinamiento es para controlar, no para salvar vidas.

El gobierno no tiene autoridad para quitarnos nuestras libertades civiles

Las restricciones basadas en órdenes ejecutivas no tienen autoridad legal bajo la Constitución. Tienen la aparencia de una ley, pero no son verdaderas leyes. Las leyes son debatidas y aprobadas por las legislaturas estatales, no por los gobernadores estatales. Las órdenes ejecutivas sólo se aplican a los empleados del Estado y no tienen relación con los ciudadanos.

Los izquierdistas y los estatistas argumentan que durante una crisis nacional el gobernador tiene poderes de emergencia y los estados pueden hacer lo que quieran. Esto es falso. Según la Constitución y la Carta de Derechos, los gobernadores de los estados no pueden proclamar una emergencia nacional basada en su opinión personal y luego declararse dictadores en respuesta. Cualquier "ley" ejercida a causa de un proceso de este tipo es, por lo tanto, nula y sin valor; no tiene sentido.

Si los estados tienen la capacidad de hacer lo que quieran sin supervisión, entonces podrían traer de vuelta las leyes de Jim Crow (entre otras). ¿Los izquierdistas también apoyan esa idea? Si el gobierno federal y el presidente tienen el poder de violar la Carta de Derechos durante una emergencia nacional, entonces Donald Trump tiene la autoridad para instaurar la ley marcial en todo el país debido a los disturbios de la izquierda. ¿Están los izquierdistas de acuerdo con ese resultado?

Me resulta interesante que la Izquierda política en particular esté tan interesada en defender la idea de que los estados y los gobernadores tengan el poder de aplicar unilateralmente las restricciones a la pandemia sin supervisión ni controles. Sin embargo, se han opuesto agresivamente a los poderes estatales en el pasado cuando tenían un presidente demócrata como Obama en el cargo. La izquierda también se ha opuesto firmemente a las órdenes ejecutivas aplicadas por Donald Trump, pero aplauden la idea de las órdenes ejecutivas de confinamiento que está instituyendo Biden.

Así que los izquierdistas apoyan el poder estatal unilateral sólo cuando funciona a favor de su agenda, y apoyan el poder federal y presidencial unilateral sólo cuando funciona a favor de su agenda. Qué sorpresa...

La conclusión es la siguiente: Los poderes del gobierno estatal no sustituyen a la Carta de Derechos. Los poderes del gobierno federal no sustituyen a la Carta de Derechos. NADIE tiene el poder legal de quitarte tus libertades inherentes. Los que afirman lo contrario tienen algo que ganar con tu esclavitud.

Las leyes respeto a las máscarillas no son científicas

La mayoría de las mascarillas que utiliza el público hoy en día son de tela. Ni siquiera los CDC recomiendan el uso de mascarillas de tela para sus propios empleados o trabajadores médicos. Sólo recomiendan las mascarillas N95. También admiten que las mascarillas de tela son mucho menos eficaces para prevenir el contacto con el virus. Sin embargo, los CDC apoyan la aplicación de mascarillas de tela para el público. Lea aquí.

Además, algunos estados y países con las leyes de mascarilla más estrictas siguen registrando enormes picos de infecciones por coronavirus. Por ejemplo, Nueva York ha sido uno de los estados que más tiraniza las leyes de mascarilla y los confinamientos en Estados Unidos, pero en noviembre el estado ha sido testigo de amplios aumentos de las infecciones. En California, Michigan e Illinois también se han registrado aumentos drásticos de las infecciones este mes, a pesar de la dura aplicación de las mascarillas. Entonces, ¿dónde está la ciencia?

Parece que las máscarillas son un placebo; si realmente funcionaran, entonces los estados con la aplicación más agresiva de la ley deberían ver un descenso drástico de los casos, no un aumento exponencial.

Además, ¿por qué muchos estados y países intentan obligar a los ciudadanos a llevar mascarillas al aire libre y a la luz del sol cuando los virus no pueden sobrevivir en esas condiciones? La luz ultravioleta del sol es el esterilizador de la naturaleza, pero nadie en la corriente principal o en el gobierno reconoce este hecho científico. Una vez más, esto demuestra que las leyes sobre mascarillas tienen que ver con el control, no con la ciencia ni con salvar vidas. Lea aquí.

La vacunación con Covid es innecesaria y potencialmente peligrosa

¿Por qué hay que vacunar a la gente contra un virus al que más del 99% de ellos sobrevivirá de todos modos fácilmente? ¿Por qué no conseguir simplemente la "inmunidad de rebaño" mediante la propagación natural de la infección y los anticuerpos? La corriente dominante seguirá ignorando estas cuestiones porque son inconvenientes para su amplia agenda.

Además, ¿por qué debería alguien confiar en una vacuna que se sacó a toda prisa en menos de un año? China y el resto del mundo pasaron más de una década tratando de desarrollar una vacuna para el SARS sin éxito, pero ¿se supone que debemos creer que crearon una vacuna para el Covid 19 relacionado con el SARS en cuestión de meses? Lea aquí. Y aquí.

La última vez que el gobierno se apresuró a sacar una vacuna para una epidemia viral fue el susto de la gripe porcina de 1976, y eso terminó con numerosos individuos permanentemente dañados o muertos debido a vacunas defectuosas.

Como señalé en mi artículo "Por qué el público debe rebelarse contra las vacunas forzadas", publicado en mayo, hay numerosos ejemplos de pruebas y aplicación de vacunas que han salido muy mal, desde Bill Gates y la Organización Mundial de la Salud que han administrado vacunas contra la poliomielitis en varios países, hasta Novartis y sus pruebas mortales de una vacuna contra la gripe aviar en personas sin hogar en Polonia, pasando por GlaxoSmithCline y las muertes de niños debido a su vacuna contra la neumonía. Ver artículos al final del post.

De nuevo, simplemente no vale la pena el riesgo por un virus al que sobrevivirán más del 99% de las personas. La idea de que se imponga tal riesgo al público es completamente inaceptable, pero muchos funcionarios del gobierno han apoyado la idea en los últimos seis meses. Es importante que el público deje claro ahora que NO permitirá que los gobiernos estatales o federales hagan obligatoria la vacunación.

La rebelión es necesaria para poner fin a la máquina del miedo

Para terminar, hay un sinfín de razones por las que debemos poner fin de inmediato a la agenda de confinamiento en caso de pandemia. Lo más importante es que los cierres, la obligación de llevar una máscarilla y los planes de vacunación son un paso hacia algo mucho peor: la tiranía médica y la centralización a una escala sin precedentes. Personalmente no seguiré esas normas porque no son científica ni moralmente sólidas. Son tonterías diseñadas para asustar al público y conseguir su complacencia y consentimiento.

Una rebelión contra estas medidas sería muy fácil de ganar. Todo lo que tenemos que hacer es negarnos a seguir sus mandatos. ¿Qué van a hacer? ¿Encerrar a millones de personas? ¿Dispararnos? Eso anularía el supuesto propósito de las mismas medidas que exigen que sigamos. Y, si se llega a la violencia, que así sea. No tengo ningún problema en luchar para defender mis libertades y las de las generaciones futuras. Tal vez sea hora de que los conservadores y los moderados que se oponen a los confinamientos se organicen para este posible futuro.

Ver también

Vacunas orales contra la poliomielitis

 

Vacunas contra la neumonía

 

El Gran Reajuste, FEM

 

Informe del Imperial College de Londres sobre las NPI

Imperial-College-COVID19-NPI-modelling-16-03-2020

 


, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

¿Te gusta? ¡Comparte con tus amigos!

75

¿Cuál es su reacción?

confused confused
1
confused
fail fail
0
fail
love love
2
love
lol lol
2
lol
omg omg
1
omg
win win
0
win