¿Está el Dr. Peter McCullough, experto de la COVID, llamando a una "resistencia insuperable" a las vacunas infantiles?


Esto 'no puede ser sobre el COVID en este momento', dijo. Se trata de 'algún tipo de toma de posesión totalitaria que ha ocurrido en todo el mundo. Algo muy oscuro está sucediendo".

Atrocidades increíbles

El Dr. Peter McCullough, eminente experto en la COVID-19 y médico con muchas publicaciones, hizo una presentación exhaustiva y bien documentada ante sus colegas sobre la "increíble atrocidad" que se está produciendo en Occidente debido a las campañas de vacunación por transferencia genética, la necesidad de una "resistencia inquebrantable" contra los niños que reciben la vacuna y la "asombrosa ... ineptitud y mala conducta intencionada" de los organismos de salud pública.

McCullough, que ha defendido que nadie en el mundo tiene más autoridad en este tema que él, proporcionó un análisis detallado de múltiples estudios científicos e informes de datos que demuestran el "fracaso del programa de vacunas", la supresión de tratamientos tempranos eficaces y las cualidades "robustas, completas y duraderas" de la inmunidad natural.

 

 

El Dr. Robert Malone, arquitecto de la plataforma de ARNm utilizada por las vacunas de Pfizer y Moderna, y cofirmante organizador de una reciente declaración pública en defensa de los tratamientos tempranos, promovió la presentación, tuiteando: "Lo diré de nuevo. Vean el discurso del Dr. Peter McCullough. Está en llamas. Y da en el clavo. Su resumen de los datos es preciso y detallado. Por favor, tómense el tiempo de ver ese vídeo. Y escandalícense".

Entre los muchos temas abordados por McCullough en la reunión anual del 2 de octubre de la Asociación Americana de Médicos y Cirujanos, se hizo hincapié inicialmente en la grave falta de transparencia de los datos de seguridad y en la adecuada supervisión del programa.

"He presidido juntas de supervisión de la seguridad de los datos para más de dos docenas de productos terapéuticos", dijo McCullough a su audiencia. Su participación en esta función ha incluido la dirección de juntas para los Institutos Nacionales de Salud (NIH) y las grandes empresas farmacéuticas.

Los comités de supervisión de la seguridad de los datos (DSMB, por sus siglas en inglés) se definen como un "comité de expertos en investigación clínica... que supervisa el progreso de un ensayo clínico y revisa los datos de seguridad y eficacia mientras el ensayo está en curso. Este comité es independiente de las personas, organizaciones e instituciones que llevan a cabo el ensayo clínico... [y] puede recomendar que se detenga un ensayo antes de tiempo debido a preocupaciones sobre la seguridad de los participantes..."

"He hecho algunas llamadas críticas como presidente de una junta de control de seguridad de datos para cerrar un programa cuando no era seguro", explicó McCullough. "Y, puedo decirte, que el umbral son unos pocos casos en los que no podemos explicarlo, unos pocos casos. Llegamos a cinco casos inexplicables [y] empezamos a sentirnos muy, muy incómodos". Cuando "llegamos a 50 muertes inexplicables en un lanzamiento de un producto, se acabó. Se acabó. Lo cerramos y averiguamos qué ha fallado". Para los nuevos productos biológicos exigimos seguridad, seguridad, seguridad".

La campaña de vacunación contra la gripe porcina de 1976 se detiene después de 25 informes sobre muertes

A continuación, habló de la campaña de vacunación contra la gripe porcina de 1976, que el gobierno suspendió tras sólo 10 semanas debido a 25 muertes repentinas y 550 informes sobre el síndrome de Guillain-Barré tras la vacunación.

"El nivel de comodidad había desaparecido. Habíamos vacunado a 25% de nuestros 220 millones de personas en Estados Unidos [en ese momento]. Y eso era todo. La preocupación por la seguridad era demasiado grande. Las muertes aumentaron después de detener el programa hasta 53. Esta era la norma, y debería seguir siendo la norma hoy en día", explicó el editor de dos revistas médicas.

En cambio, con la actual campaña de vacunación por transferencia del gen COVID-19, "estamos muy por encima de eso", dijo McCullough. De hecho, las cifras actuales de muertes son 652 veces superiores a las de 1976, cuando el gobierno suspendió el programa de vacunación contra la gripe porcina.