¿Utiliza China la "edición genética" para hacer más fuertes y poderosos a los militares para la guerra?


La edición de genes tiene el potencial de introducir grandes cambios en nuestras vidas. Esta potente tecnología puede tener beneficios en el futuro, como arreglar las mutaciones genéticas que predisponen a la humanidad a ciertas enfermedades. O editar los genes que causan enfermedades hereditarias. Pero al mismo tiempo, la tecnología tiene una desventaja, y el precio a pagar puede superar con creces las ventajas.

La edición de genes plantea la posibilidad de los bebés de diseño, pero cambiar el ADN de un embrión no sólo tendría efectos en el niño, sino también en sus descendientes. También podrían hacerse realidad enfermedades más virulentas si la tecnología se utiliza de forma incorrecta. Y ahora, el mundo debe preocuparse por la tecnología en manos del Partido Comunista Chino (PCC). El PCCh quiere dominar el mundo, y hay un aumento masivo del ejército chino.

El Director de Inteligencia Nacional, John Ratcliffe, ha dado la voz de alarma de que el ejército chino está utilizando la edición genética para hacer a sus militares "más fuertes y poderosos". China está utilizando la tecnología para experimentar con personal militar del Ejército Popular de Liberación para crear soldados con "capacidades biológicamente mejoradas".

En su intervención en el programa de Tucker Carlson a principios de diciembre, Ratcliffe dijo que el ascenso del PCC no es algo de lo que debamos alegrarnos.

Captura de pantalla de twitter.com

"En el frente militar, ya han conseguido tener la mayor armada de todos los países del mundo. Desde el punto de vista de la fuerza militar, la República Popular China tiene un ejército de 2 millones", dijo Ratcliffe. "Quieren que sean los más grandes, y también quieren que sean los más fuertes, por lo que se dedican a lo que usted ha referido, que se llama edición de genes, literalmente tratando de alterar el ADN, experimentando con el ADN para hacer que los soldados, marineros y aviadores sean más fuertes y más poderosos", dijo a Carlson, informó The Washington Examiner. Lea aquí.

"China [el PCC] sabe que, en este momento, Estados Unidos sigue siendo la superpotencia mundial. Saben que nos están alcanzando en todos esos aspectos. Están apostando por el hecho de que no vamos a hacer nada hasta que ellos sean superiores en todos esos aspectos", dijo Ratcliffe.

"No queremos estar nunca en una posición en la que estemos mirando a China. Y todos los planes que tienen, todas las iniciativas hechas en China, la Ruta de la Seda digital, la Iniciativa del Cinturón y la Ruta, todo eso son finas carátulas y fachadas por las que Chi [el PCC] está recorriendo el mundo y esencialmente ganando la influencia, el poder para convertirse en la superpotencia mundial y suplantar a Estados Unidos en ese papel", añadió.

Los comentarios de Ratcliffe siguen a un artículo de opinión del Wall Street Journal en el que calificaba al PCC como "la mayor amenaza para Estados Unidos".
"La inteligencia es clara: Pekín pretende dominar a Estados Unidos y al resto del planeta económica, militar y tecnológicamente", escribió. "Muchas de las principales iniciativas públicas y empresas destacadas de China sólo ofrecen una capa de camuflaje a las actividades del Partido Comunista Chino".

La advertencia de Ratcliffe es clara: "Pekín se está preparando para un periodo abierto de confrontación con Estados Unidos. "Los líderes deben trabajar por encima de las divisiones partidistas para entender la amenaza, hablar de ella abiertamente y tomar medidas para afrontarla".

"Esta generación será juzgada por su respuesta al esfuerzo de China por remodelar el mundo a su propia imagen y reemplazar a Estados Unidos como superpotencia dominante", continuó. "La inteligencia es clara. Nuestra respuesta debe serlo también".

Ratcliffe escribió: "No hay límites éticos en la búsqueda de poder de Pekín".