¿Creó Bill Gates un Ministerio Mundial para luchar contra las "Fake News" en Internet?


Bill Gates ha creado una nueva alianza entre empresas, medios de comunicación y multinacionales tecnológicas para "luchar contra la desinformación en Internet".

"Ministerio Mundial de la Verdad"

Este nuevo "Ministerio Mundial de la Verdad" está impulsado por Microsoft, la empresa del multimillonario, y pretende ir más allá de la censura que las Big Tech están imponiendo a los medios y voces independientes. Funcionará a nivel internacional y parece que pocos podrán escapar al escrutinio y vigilancia de la Coalición para la Procedencia y Autenticidad de los Contenidos (C2PA), un comité dirigido por la empresa del estadounidense.

En base al acuerdo que Microsoft publicó el 22 de febrero de 2021, algunos de los fundadores de esta gran coalición de "certificadores de veracidad" son, por ahora, The New York Times, la BBC, multinacionales como Adobe, la empresa de software ARM, Intel y los creadores de Truepic, una aplicación que permite verificar imágenes para asegurar que nadie las ha alterado. Lea aquí.

 

La empresa tecnológica de Gates ha cargado su proyecto de buenas intenciones y asegura que sólo se trata de preservar "la integridad del contenido", y que los verificadores pueden comprobar que "la información original no ha sido manipulada por el camino". Sin embargo, leyendo en profundidad los documentos relacionados con la Coalición para la Procedencia y Autenticidad de los Contenidos, este comité de vigilancia de Microsoft vendría a reforzar también la red internacional de agencias de Fact-Checking o "verificadores de contenidos", todas ellas de izquierdas y financiadas en su mayoría por la llamada GAFTA (Google, Amazon, Facebook, Apple, Twitter).

 

Microsoft utiliza algoritmos y software

En este sentido, Microsoft implementará algoritmos y software para identificar qué tipo de contenido -ya sea texto, imagen, vídeo o documento- ha sido creado por un medio generalista como The New York Times o por un medio digital alternativo o un usuario. En el caso de que la noticia provenga de un medio que cuestione y ponga en duda la información publicada por The New York Times, será inmediatamente catalogada como Fake News. Para ello, el citado medio estadounidense también podrá sentenciar a otro medio digital que se haya hecho eco de sus noticias y las "altere". Por "alterar" Microsoft entiende que "se ha robado la autoría" y que "se ha modificado o manipulado". Por lo tanto, los algoritmos trabajarán para "descartar" esa noticia de Internet por considerarla "engañosa". Este es el punto más controvertido, ya que cualquier medio de comunicación que contraste una noticia del New York Times, y ofrezca otra versión que contradiga sus fuentes, puede arriesgarse al destierro digital impuesto por la gran Coalición de Microsoft y sus socios.

Otra de las novedades de la C2PA de Bill Gates es el seguimiento de la trayectoria de los contenidos "falsos", incluso cuando han sido lanzados por un usuario anónimo. Así, el multimillonario ofrecerá un software de Big Tech para rastrear la información que su Coalición considere "engañosa", ya sea una entrada de blog, un vídeo en una plataforma, un párrafo en una red social o un meme. En cualquier caso, se identificará tanto al autor como a quienes hayan consumido esa noticia falsa. Lea aquí.

Sobre esto, el comunicado de Microsoft explica que la investigación perseguirá "desde el dispositivo de captura hasta el consumidor de la información". Por este motivo, "la colaboración con los fabricantes de chips, las organizaciones de noticias y las empresas de software y plataformas es fundamental para facilitar un estándar de procedencia completo e impulsar una amplia adopción en todo el ecosistema de contenidos", afirma la empresa tecnológica de Gates.

Según algunos analistas estadounidenses, el gran interés de buscar el origen de la información radica en que este Tribunal de la Verdad podrá descalificar y desacreditar al autor, medio o fuente, haciendo que sus nuevas informaciones no sean visibles. Una forma de censura que sería similar a la que ya aplica Jack Dorsey, el fundador de Twitter, en su red social. Lea aquí.

La Gran Coalición

La Gran Coalición contará con el apoyo de Project Origin. Otra de las organizaciones de Microsoft que ya está diseñando normas y tecnologías que certifican la fuente y procedencia de los contenidos en línea. "Se trata de un importante paso adelante para hacer frente a la creciente preocupación por la manipulación y fabricación de noticias e información", se lee en su página web.

 

"Existe una necesidad crítica de abordar el engaño generalizado en los contenidos en línea, ahora potenciado por los avances en inteligencia artificial y gráficos y difundido rápidamente por Internet. Nuestro imperativo como investigadores y tecnólogos es crear y perfeccionar enfoques técnicos y sociotécnicos para este gran reto de nuestro tiempo. Estamos entusiasmados con los métodos para certificar el origen y la procedencia de los contenidos en línea", afirma Eric Horvitz, director científico y patrocinador ejecutivo del Proyecto Origin de Microsoft. (Ante esta afirmación es lógico preguntarse: ¿quién verifica a los verificadores?)

"Garantizar la procedencia es complejo y requiere la participación de múltiples organizaciones. Para ello, una coalición formada por la BBC, la CBC, Radio-Canadá, The New York Times y Microsoft está liderando este esfuerzo inicial", relatan en la web.

Asimismo, la empresa Truepic se pronuncia sobre el acuerdo con Microsoft y advierte que la labor de control de la autoría de los contenidos "es crucial para la salud a largo plazo de Internet". Así, la empresa tecnológica lo considera un paso vital para "restaurar el sentido de la realidad compartido por la sociedad". (El sentido de la realidad impuesto por los verificadores, por supuesto).

Por último, Microsoft admite que son conscientes de que "las plataformas sociales ya tienen sus propios mecanismos para evaluar y tratar la desinformación". Sin embargo, señalan que el avance de su alianza tecnológica con los medios es que la información puede ser "verificada" en el momento de su publicación. Esto "garantizará la integridad de los contenidos", y las plataformas y los medios de comunicación podrán actuar en consecuencia "marcándolos o eliminándolos según convenga". De esta forma, las empresas tecnológicas han prometido aumentar el control de la información en la red en 2021, ya que parece que todavía hay contenidos que, afortunadamente, no caen en las fauces de sus algoritmos.