¿Cómo critican los expertos la reducción de los derechos de los niños a causa del escándalo del coronavirus?


Escolar con mascarilla durante el brote de virus corona y gripe. Niño y niña volviendo a la escuela después de la cuarentena y el cierre por covid-19. Grupo de niños con mascarillas para la prevención del coronavirus.

Según el tenor de una reunión pública de la Comisión de la Infancia del Bundestag alemán (Kiko), la crisis del Corona estuvo acompañada de un deterioro masivo de los derechos de los niños y adolescentes. El presidente Norbert Müller (Die Linke) dijo que ahora se ha iniciado "un gran ciclo de debates" sobre el tema. "Cómo hacerlo mejor", sobre este punto la comisión de los niños quiere hacer recomendaciones al final de su tiempo como presidente en febrero de 2021. La reunión actual sirve como primera visión de conjunto para los debates de las próximas semanas.

Karlchen Adler cambia de manos

Matthias Seestern-Pauly y Norbert Müller con la mascota del Bundestag Karlchen Adler

La mascota del Bundestag, Karlchen Adler, un peluche como les gustan a todos los niños, consiguió captar la atención de la sala durante un minuto al inicio de la sesión, cuando cambió de manos del anterior presidente, Matthias Seestern-Pauly (FDP), al actual, Norbert Müller (Die Linke), para la foto oficial. El cambio en la presidencia de la Comisión de la Infancia se produjo durante el receso parlamentario de verano, el 1 de agosto.

Las restricciones de los derechos de los niños, como las que se hacen para combatir la pandemia del COVID en todo el mundo, "deben ser proporcionadas", subrayó Claudia Kittel, Jefa del Órgano de Vigilancia de la Convención de la ONU sobre los Derechos del Niño en el Instituto Alemán de Derechos Humanos. Si los responsables políticos no tienen todavía una base de conocimientos suficiente, deben revisar constantemente la proporcionalidad de las medidas adoptadas.

Kittel criticó que "los derechos de los niños no habían desempeñado ningún papel al principio de la pandemia. Aparentemente, los niños no eran importantes para el sistema. La ministra responsable de Asuntos de la Familia, la Tercera Edad, la Mujer y la Juventud no formaba parte del equipo de crisis del Gobierno Federal".

No ignorar las voces de los niños y jóvenes

Kittel dijo que en su informe al Comité de los Derechos del Niño de la ONU, escribiría que Alemania no había logrado garantizar los derechos de participación de los niños según el derecho internacional. Los grupos discriminados por la pobreza o el origen también necesitan un apoyo especial, ya que la pandemia tiene el potencial de ampliar drásticamente la brecha entre los desfavorecidos y los privilegiados.

La activista de derechos humanos abogó por la creación de nuevas y "fuertes instituciones de derechos del niño" que puedan asesorar a los afectados y hacer cumplir la convención. "Nos faltan estructuras". Sin embargo, en primer lugar, "las estructuras que tenemos", desde el Consejo Federal de la Juventud hasta los Comités de Bienestar Juvenil y los Parlamentos de los Niños, "deben ser apoyadas para que no sean ignoradas".

Niños tratados como objetos

El científico especializado en la infancia, el Prof. Dr. Michael Klundt, del Departamento de Ciencias Humanas Aplicadas de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Magdeburgo-Stendal, presentó sus conclusiones sobre el tratamiento de niños y adolescentes durante la pandemia en Alemania. Los derechos de los niños habían sido ignorados en gran medida. Los gobiernos federal y estatal no habían cumplido con su obligación de proteger y cuidar a 13 millones de niños, sino que habían "tratado a los niños como objetos". Esto en sí mismo era una "forma grave de poner en peligro el bienestar de los niños".

Al principio, la protección del interés superior del niño se convirtió incluso en una "protección contra los niños", cuando se les presentó como los únicos "superdifusores" del virus, denunció Klundt. Existen graves violaciones del derecho internacional en muchos Estados que forman parte de la Convención sobre los Derechos del Niño.

Los desfavorecidos serán aún más desfavorecidos

1.500 millones de niños en todo el mundo están afectados por la exclusión educativa, 500 millones no reciben una educación sustitutiva y 350 millones se ven privados de las comidas escolares. En cambio, la Convención sobre los Derechos del Niño, según la cual "el interés superior del niño será una consideración primordial en todas las medidas concernientes a los niños", debería ser el principio rector de las políticas.

"La pandemia de Covid 19 ha aumentado la polarización social", señaló Klundt. Las familias se han visto presionadas. La prohibición de contacto afecta especialmente a los pobres, los sin techo y los refugiados, y las oportunidades de participación están disminuyendo. "Los privilegiados han podido ampliar su ventaja, mientras que los ya desfavorecidos se encuentran en una desventaja aún mayor". También observó una "regresión social", una "retradicionalización", ya que la restricción de los derechos de los niños significó en gran medida una restricción de los derechos de las madres y empujó a las mujeres a roles anticuados.

Celebrar una cumbre sobre la infancia con todas las partes interesadas

Afortunadamente, ahora hay un "alto consenso en que algo salió mal. Ahora tenemos que ocuparnos de ello". En una "cumbre de la infancia" con todas las partes interesadas, habría que sacar a relucir todas las cuestiones clave, corregir los errores, que esperemos no hayan sido intencionados, y tomar medidas para restablecer los derechos de los niños y, sobre todo, erradicar la pobreza.

Klundt abogó por implicar más a los niños y jóvenes en la lucha contra la crisis vírica, en lugar de limitarse a cerrar sus patios de recreo. "Los niños y los jóvenes son los primeros expertos en sus vidas. Ellos, sobre todo, necesitan ser escuchados" a la hora de aprender de la experiencia y "a qué debemos prestar especial atención" cuando algo así vuelva a ocurrir". (ll/10.09.2020)

Lista de expertos invitados

Claudia Kittel, Jefa del Órgano de Seguimiento de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, Instituto Alemán de Derechos Humanos

Prof. Dr. Michael Klundt, Departamento de Ciencias Humanas Aplicadas, Universidad de Ciencias Aplicadas de Magdeburgo-Stendal