63

El Comité Corona fue creado en julio de 2020 por las abogadas Antonia Fischer y Viviane Fischer, como también por los abogados Dr. Reiner Füllmich y Dr. Justus Hoffmann.

El comité busca respuestas a las cuestiones jurídicas de si las medidas anti-coronavirus adoptadas por los gobiernos federal y estatal contra una posible sobrecarga del sistema sanitario ("aplanamiento de la curva") y para evitar las muertes por SARS-CoV2 fueron, de acuerdo con el estándar constitucional de revisión, adecuadas, necesarias y proporcionadas; o si los daños colaterales generados pueden ser atribuidos a quienes tomaron las decisiones.

Para ello, se interrogó a peritos y testigos sobre el asunto en un total de 13 sesiones entre el 14 de julio de 2020 y el 21 de agosto de 2020.

Este breve informe ofrece una visión general de las conclusiones más significativas de las reuniones. Se está elaborando una versión larga, a la que seguirán otras reuniones.

Todo se detiene - la fase máxima de la cuarentena

En enero de 2020, se supo que un nuevo tipo de coronavirus se extendiería desde China a Alemania. A principios de marzo del 2020, los medios de comunicación mostraron imágenes aterradoras de la enfermedad y la muerte en Italia: hospitales abarrotados, ataúdes, militares de guardia.

Los gobiernos federales y estatales decidieron imponer un bloqueo en Alemania el 22 de marzo del 2020, que incluía, durante varios meses, el cierre de guarderías, parques infantiles, escuelas, universidades, teatros, salas de conciertos, cines, restaurantes y todos los comercios que no atendieran las necesidades básicas inmediatas de la población. Se prohibieron las reuniones, se establecieron normas de higiene y se restringieron los contactos sociales (prohibición de visitar residencias de ancianos y hospitales, mantener la distancia, etc.). Entretanto, se han producido relajaciones en muchos ámbitos : apertura de escuelas, restaurantes, tiendas, etc.; mientras que la normativa se ha vuelto más estricta en otros -por ejemplo, la obligación de llevar mascarilla, que se castiga en parte con multas.

Estas medidas interferían, y en algunos casos siguen interfiriendo, profundamente en los derechos fundamentales de la población.

Se ven especialmente afectados:

  • Libertad de opinión (Art. 5, párrafo 1, frase 1 GG),
  • la libertad de religión (art. 4, párrafos 1 y 2, de la Ley General),
  • la libertad del arte (Art. 5 párrafo 3, GG),
  • la libertad de la ciencia, la investigación y la enseñanza (artículo 5.3 de la Ley Fundamental),
  • la libertad de elegir y ejercer una profesión (artículo 12.1 de la Ley Fundamental),
  • la libertad de reunión (art. 8.1 de la Ley General),
  • el derecho a la propiedad (Art. 14 GG),
  • En concreto, el derecho a ejercer una actividad comercial o empresarial, la libertad de circulación y la libertad de elegir el lugar de residencia (art. 2, párrafo 2, frase 2), el derecho a la educación (art. 26 de la DUDH),
  • la libertad de actividad de los partidos políticos (Art. 21 GG),
  • el derecho al libre desarrollo de la personalidad como parte de la libertad de acción general (artículo 2.1 de la Ley Fundamental).

En la discusión pública, parece como si se aplicara la ecuación persona-Covid-positiva = infectada = contagiosa = enferma = condenada a morir, por lo que aparentemente hay que buscar un equilibrio entre las posibles muertes y las restricciones a las libertades civiles, en definitiva: la vida de la abuela frente a la renuncia a cantar en el karaoke. Es evidente que el bien jurídico de la vida parece justificar así cualquier intromisión.

Sin embargo, la ecuación emocional persona-Covid-positiva = condenada a morir no era correcta desde el principio, dada la bajísima tasa de mortalidad del SARS-CoV-2. Por lo tanto, según las declaraciones del gobierno, las medidas nunca tuvieron como objetivo evitar una catástrofe determinada, sino sólo evitar riesgos para la población debido a una posible sobrecarga del sistema sanitario o, en general, contrarrestar la propagación del SARS-CoV-2.

La pregunta constitucional y jurídicamente relevante es, por tanto, la siguiente: ¿Es correcta la relación entre la reducción del riesgo de contraer Covid-19 y posiblemente morir, y el riesgo (realizado) de que las medidas de defensa tengan efectos negativos? Por lo tanto, en última instancia, se trata de sopesar los riesgos de vida.

Sólo si el remedio no es más perjudicial que la enfermedad puede justificarse una medida.

Especialmente en el caso de restricciones masivas de la libertad, el estado está obligado a examinar continuamente si estas son absolutamente necesarias para evitar el peligro, si existen medios más suaves y/o si los daños colaterales son más graves que, por ejemplo, la protección de la salud. Para ello, el estado debe tratar de adquirir conocimientos de forma constante y activa (por ejemplo, con respecto a la peligrosidad del virus, el aumento del número de víctimas en los encierros) para reducir siempre la invasión de los derechos fundamentales al mínimo necesario.

Peligrosidad del virus

Rápidamente quedó claro que los temores de que el SARS-CoV-2 fuera significativamente más peligroso que la gripe en términos de transmisibilidad, carga de enfermedad y mortalidad se demostraron incorrectos.

Mientras tanto, se han realizado numerosos estudios al respecto. Ya en abril del 2020, las autoridades sanitarias italianas anunciaron que la edad media de los fallecidos era de 83 años y que prácticamente nadie había muerto sin ninguna enfermedad previa. En algunos casos, los fallecidos tenían hasta tres enfermedades previas, a veces graves, especialmente en el área cardiopulmonar. También en Alemania, la temporada de gripe de este año no ha arrojado datos extraordinarios de morbilidad o mortalidad, tanto en el sector ambulatorio como tampoco en el hospitalario. Lo único que llama la atención es que un exceso de mortalidad temporal se hizo notoria en las primeras semanas del encierro. En general, los consultorios médicos y las clínicas estuvieron mucho menos ocupados, y las funerarias no lo estuvieron tanto este año como en 2018, por ejemplo.

Para comparar:
Según el Instituto Robert Koch (RKI), la epidemia de gripe 2017/18 provocó un exceso de mortalidad en Alemania con 25.100 víctimas de todos los grupos de edad a pesar de la vacuna.

En 2018, también se produjeron casi 30.000 muertes accidentales, incluidas 3.000 víctimas de tráfico. Las infecciones hospitalarias matan cada año a unas 15.000 personas en Alemania.

La sintomatología del Covid-19 corresponde a la de la gripe, otros fenómenos como las microtrombosis observadas por el patólogo de Hamburgo Prof. Klaus Püschel en el curso de las autopsias realizadas en contra de la recomendación del RKI no han resultado ser hasta ahora un síntoma original del SARS-CoV-2. Son consecuencias de una reacción inmunitaria excesiva o mal dirigida y también se conocen de otras enfermedades víricas con complicaciónes. Según las investigaciones del especialista en pulmones y epidemiólogo Dr. Wolfgang Wodarg, actualmente no existen estudios comparativos debido a la falta de autopsias en pacientes gripales inmovilizados (por ejemplo, en residencias de ancianos), en los que cabría esperar un hallazgo similar. Sin embargo, para el año de la gripe 1969/70, O. Haferkamp describió efectos similares para las muertes por gripe. La suposición de que el SARS-CoV-2 causaría síntomas similares a los del síndrome de Kawasaki aún no se ha confirmado.

Según la evaluación del antiguo médico jefe, el Dr. Gerd Reuther, los medicamentos no aprobados para el tratamiento de Covid-19 pueden haber sido la causa de muchas "muertes por Covid". En Alemania, las sugerencias sobre el "uso de emergencia" de medicamentos y dispositivos médicos se habían difundido a través de revistas médicas como The Lancet. En Italia, según la información del médico italiano Dr. Luca Speciani, hubo incluso la correspondiente instrucción escrita para actuar por parte de las autoridades sanitarias. En el norte de Italia, los familiares han demandado al gobierno regional por mala praxis. En la fase inicial, el tratamiento estándar era paracetamol, cortisona, antibióticos, un agente estático viral, hidroxicloroquina y ventilación por intubación.

Los dos primeros fármacos reducen el sistema inmunológico, lo que puede ser útil en casos individuales, pero no como aplicación estándar; los antibióticos son inútiles en caso de infección vírica, suponen una carga para el organismo, y la intubación es muy peligrosa, sobre todo para los pacientes de edad avanzada, por el riesgo de lesiones, daños por sobrepresión y suprainfecciones (con gérmenes resistentes). La ventilación con máscarilla más suave, que el RKI había desaconsejado inicialmente por temor a los aerosoles infecciosos, se practica ahora con éxito, según el Dr. Gerd Reuther. Según el presidente del RKI, el profesor Lothar Wieler, el tratamiento con sueros hiperinmunes obtenidos de la sangre de pacientes recuperados ha demostrado ser muy prometedor en casos graves. Sin embargo, debido a la falta de pacientes desde abril de 2020, ya no se pueden realizar los estudios clínicos necesarios de suficiente calidad.

Los estudios de la sangre anterior al Covid 19 sugieren que más del 80 % de las personas pueden ser ya inmunes al nuevo coronavirus debido a su relación con otros coronavirus del resfriado, o tienen una inmunidad celular cruzada que también les protege en gran medida de los coronavirus del SRAS que ahora circulan. Al parecer, los niños, los jóvenes, los padres, los educadores y los profesores refrescan esta inmunidad cruzada cada año sin enfermar gravemente, según el Dr. Wolfgang Wodarg. Sólo las personas que no tienen esa actualización anual del virus, es decir, los ancianos que viven solos o las personas con un sistema inmunitario debilitado por una enfermedad o un tratamiento, son más susceptibles de sufrir complicaciones. Es importante protegerlos.

Una revisión de un total de 23 estudios realizados en todo el mundo ha demostrado que la tasa de mortalidad por infección al coronavirus (IFR) para personas mayores de 70 años es de aproximadamente 0,12 %, y para personas menores de 70 años es de sólo 0,04 %. Un examen más detallado de las estadísticas recopiladas en bases de datos muy diferentes revela que las tasas de infección-muerte y su distribución por edades para las infecciones de gripe y covid-19/coronavirus no difieren significativamente.

Selon les résultats de l'étude dite "Heinsberg" du professeur Hendrik Streeck, virologue, les infections par frottis sont rares. La transmission par les aérosols semble cependant être prouvée, mais pas avec la dynamique de diffusion supposée très agressive. L'ancien chef du département de santé publique, le Dr Wolfgang Wodarg, rapporte que des études ont montré que les enfants en général ne sont guère une source d'épidémie sur le plan de l'hygiène, car dans leur environnement, une immunité collective protectrice se développe régulièrementsans évolution sérieuse de la maladie.

Las publicaciones internacionales demuestran que aproximadamente entre 5 y 15 % de las enfermedades respiratorias están causadas o co-causadas por virus del resfrio. El Dr. Wolfgang Wodarg también señala que se sabe desde hace mucho tiempo que en las enfermedades respiratorias virales muy a menudo (hasta aproximadamente 50 %) son causadas por dos o incluso varias especies de virus que se presentan juntas o directamente una tras otra.

En lo que respecta a la vacunación contra la gripe, está científicamente demostrado que la vacunación contra la gripe minimiza el riesgo de contraerla. Sin embargo, los vacunados contra la gripe sufren enfermedades respiratorias con la misma frecuencia que los no vacunados. El lugar en el círculo de los virus, que la inoculación de la gripe liberó, lo ocupa inmediatamente otro patógeno, por ejemplo, el rinovirus o el coronavirus, según el Dr. Wolfgang Wodarg. Llama la atención que oficialmente apenas se produzcieron muertes por gripe en el año 2020, frente a un promedio de 8.000 muertes por gripe e incluso 25.100 muertes en el año extremo 2017/2018. Probablemente el responsable sea el llamado sesgo de atención, una observación especialmente concentrada y, en este caso, incluso apoyada financieramente, que da resultados engañosos.

El papel que desempeña realmente el SARS-CoV-2 en el contexto de las enfermedades respiratorias sigue sin estar claro según el estado actual de la investigación en el Comité. Según una evaluación especial correspondiente de la Oficina Federal de Estadística, no hubo exceso de mortalidad en Alemania en el primer semestre de 2020.

En Alemania, una media de 2500 a 3000 personas mueren cada día.

Si el número de personas cuya muerte se atribuye a Covid-19 se aplica a los últimos meses, aproximadamente 50 personas al día han muerto en relación con coronavirus en seis meses. Sin las pruebas, es posible que el Covid-19 no se haya detectado como un evento de enfermedad en sí mismo. Los enfermos y muertos de Covid-19 probablemente habrían sido (mal) registrados como víctimas de una infección respiratoria provocada por la gripe, un rinovirus o uno de los coronavirus ya conocidos.

Importancia de la prueba PCR

Actualmente, el SARS-CoV-2 se detecta mediante una prueba PCR.

Esto detecta pequeños segmentos de genes virales, los replica una y otra vez y los hace medibles. Los segmentos génicos así replicados y detectados se utilizan para sacar conclusiones sobre la presencia de virus previamente definidos como portadores de dichos segmentos. Cuanto más exclusiva y típicamente se seleccionen y sean encontradas estas secciones, más probable será la presencia del tipo de virus buscado.

Los segmentos individuales del virus SaRS-CoV-2 se encuentran, al igual que el gen E que codifica la envoltura viral, en muchos coronavirus extendidos desde hace tiempo en Europa. Si, como sugiere la OMS desde hace tiempo y practican muchos laboratorios, sólo se determinan estos segmentos genéticos menos específicos, la prueba PCR es entonces a menudo falsa positiva.

Debido a la confusa práctica de las pruebas PCR, hasta la fecha es casi imposible hacer una declaración sobre la importancia epidemiológica de los virus SARS-CoV-2. Según la declaración unánime de los especialistas y laboratorios consultados por el Comité, no se pueden derivar estimaciones fiables de los riesgos de infección y, por lo tanto, no se pueden tomar medidas limitadoras de la infección a partir de los resultados de las pruebas de PCR únicamente.

El bioquímico y premio Nobel Kary Mullis desarrolló en 1983 la prueba PCR para amplificar secuencias de ADN in vitro. Según Mullis, su prueba no es adecuada para fines de diagnóstico. Como explicaron unánimemente en el Comité Corona la bióloga Prof. Ulrike Kämmerer, la inmunóloga y viróloga Prof. Dolores Cahill, el inmunólogo Prof. Pierre Capel y el microbiólogo Clemens Arvay, la prueba no puede utilizarse hoy en día para determinar si existe una infección viral activa. Las secuencias genéticas detectadas por la prueba podrían igualmente proceder de una infección vírica ya superada o de una contaminación que no condujera a una infección en absoluto.

Muchas de las diferentes pruebas utilizadas actualmente y aún no validadas oficialmente para el SARS-CoV-2, como por ejemplo la prueba interlaboratorio INSTAND del Organismo de Acreditación Alemán ya mostró en abril de 2020, reaccionan a 1,4 % falsos positivos en una muestra en blanco, e incluso hasta 7,6 % falsos positivos en una muestra mezclada con el conocido coronavirus HCoV OC 43. Hay varias pruebas en circulación que, según la comparación interlaboratorios, muestran falsos positivos en un notable 20 a 50 % de las pruebas, lo que, como se ha descrito, puede deberse también al hecho de que algunas de estas pruebas sólo se dirigen al gen E, más inespecífico.

Muchos laboratorios alemanes utilizan las llamadas pruebas internas basadas en los protocolos de prueba publicados por la OMS (compárese, por ejemplo, el llamado ensayo de la prueba Drosten del 17 de enero de 2020). Según las normas europeas, estas pruebas requieren una validación oficial. En la práctica, sin embargo, se prescinde en gran medida de esto debido a la "situación de emergencia".

Basándonos en lo anterior, es imposible determinar cuántas de las 239.507 personas que dieron positivo en el RKI estaban realmente infectadas a partir del 27 de agosto de 2020. Lo mismo ocurre con las 9288 personas que, según los informes, han muerto en relación con coronavirus.

Informes de otros países

Las estadísticas de Covid-19 en los Estados Unidos (según se informa, unos 5,3 millones de infectados y 180.000 muertes a finales de agosto) se han corregido entretanto de forma discreta para que Covid-19 sólo figure como única causa de muerte en menos de 10.000 pacientes. En el caso de las muertes restantes (en muchos casos muy antiguas), la autoridad sanitaria estadounidense CDC asume que Covid-19 puede haber sido, en el mejor de los casos, una causa contribuyente debido a las numerosas enfermedades anteriores. La médica holística estadounidense y dedicada cronista de los sucesos del coronavirus, Pam Popper, ha dicho a la comisión que en los Estados Unidos hubo y hay grandes desincentivos para diagnosticar el covid-19. Hay instrucciones para registrar a los pacientes como que tienen covid-19 si hay incluso solo una sospecha subjetiva de que lo tienen. Los hospitales no reciben la tarifa estándar de 13.000 dólares estadounidenses por la intubación de un paciente seropositivo al SRAS-CoV-2, sino el triple de esa cantidad, es decir, 39.000 dólares estadounidenses. También se ha contado como infectadas a las personas que no se han sometido a ninguna prueba porque han dejado la cola de espera.

Sobre la situación de ocupación de los hospitales, Pam Popper informa de que en Nueva York, en contra de lo que afirma la prensa, no había pacientes en los aparcamientos. La nave hospitalaria de Donald Trump estaba prácticamente vacía. Además, mientras que supuestamente los tratamientos espectaculares tuvieron lugar en lugares atípicos, se cerraron hospitales completamente intactos. Por cierto, no se encontraron diferencias entre el número de personas que dieron positivo en los estados con y sin bloqueo.

El Dr. Luca Speciani informó al comité de que también en Italia había habido falsos incentivos para el diagnóstico de Covid-19. Por ejemplo, se pagaban indemnizaciones funerarias de 300 euros a los familiares si se había escrito coronavirus en el certificado de defunción. El Dr. Speciani informó además de que unas 7.000 personas sólo ligeramente enfermas habían sido trasladadas de los hospitales a residencias de ancianos con poco personal y aisladas allí. Sólo esto había provocado muchas infecciones y muertes poco claras entre los residentes de las residencias. Esto, junto con la salida de un gran número de personal de enfermería extranjero poco antes del cierre, había sido una de las principales causas de las muertes en los hogares.

El empresario Ash Zrl informó desde Nepal de que sólo hubo 70 muertes por coronavirus entre 32 millones de nepalíes. Además, 11 personas se han suicidado después de que se les haya diagnosticado con coronavirus. El país había experimentado un bloqueo masivo de varios meses con efectos económicos devastadores. Se prohibieron las manifestaciones, los estudiantes y artistas desesperados se pusieron en huelga de hambre, también para protestar por la desaparición de 90 millones de dólares estadounidenses destinados a repatriar a cinco millones de nepalíes expatriados.

El abogado sudafricano Anthony Brinks informó de un cierre masivo habiendo una mortalidad extremadamente baja de covid-19. Se ha prohibido la venta oficial de alcohol y cigarrillos. Como resultado, dijo que el estado ha sufrido importantes pérdidas financieras y ahora se ve obligado a recurrir a los fondos del FMI. El abogado expresó su temor de que Sudáfrica, en su angustia económica, se vea obligada a llegar a un acuerdo de amordazamiento aquí.

Suecia fue uno de los pocos países que superó la crisis del coronavirus sin necesidad de una cuarentena. El psicólogo y periodista Patrick Plaga informa de que la vida en Suecia continuó tranquilamente durante la crisis, y que la economía sólo se vio afectada en pequeña medida. Los jardines de infancia y las escuelas primarias estaban abiertos todo el tiempo, sólo las escuelas secundarias y las universidades estaban cerradas.

Los grandes eventos estaban prohibidos, la gente hubiera sido consciente en seguir una serie de reglas de higiene (lavarse las manos, mantener la distancia). En Suecia no se usan máscarillas. La mayoría de los ancianos víctimas del coronavirus habían vivido en residencias de ancianos en las que, como admitió el jefe del departamento de salud y virólogo jefe, Anders Tegnell, la protección no había sido lo suficientemente eficaz.

Patrick Plaga explicó que Anders Tegnell, que ya había actuado en la misma función durante el brote de gripe porcina, siempre se había preocupado de comunicarse con la población de forma tranquilizadora. Por ejemplo, el número de positivos de coronavirus en la televisión no se presentaría de forma acumulada sin deducir los recuperados (estimados) como en Alemania, sino sólo la incidencia diaria, que es una presentación más fiel a la realidad. Patrick Plaga sospecha que Andrés Tegnell, con su apariencia tranquilizadora, también quiere evitar la vacunación por pánico, que en el caso de la gripe porcina ha provocado muchos daños (entre otros, narcolepsia, enfermedades autoinmunes). En Suecia es notable que en una emergencia sanitaria el jefe del departamento de salud se convierta en el único responsable y, por tanto, no sea posible la influencia política en las decisiones de política sanitaria.

La periodista alemana Gaby Weber informa desde Argentina. El país sufre un régimen de bloqueo tan masivo que incluso pedir prestado un huevo a un vecino puede llevar a una condena de prisión. Los tribunales llevan cinco meses cerrados, por lo que no se puede obtener ninguna protección legal. En el transcurso del encierro, muchos delincuentes han sido liberados, algunos de los cuales han vuelto a delinquir. El cierre se impuso ante la evidencia de cero muertes en coronavirus. Los argentinos estaban desesperados porque su economía ya estaba en la ruina.

Peligro para el servicio de salud

El objetivo de las medidas en Alemania era reducir el riesgo de que el sistema sanitario se sobrecargara tanto que no hubiera suficiente capacidad de tratamiento para los numerosos enfermos, sobre todo los que requieren cuidados hospitalarios o intensivos. Alemania tiene 20.000 camas de cuidados intensivos, y el aumento de coronavirus ha creado hasta 30.000 camas.

Según la visión general constantemente actualizada de la Universidad de Constanza (www.corona-vis.de), nunca hubo la menor amenaza de sobrecarga. La tasa de ocupación fue en su mayoría muy inferior a 70 % y muchos hospitales tuvieron que enviar al personal a trabajar a jornada reducida. En la Charité, por ejemplo, la tasa de utilización en marzo/abril fue de unos 60 %. El antiguo médico jefe, el Dr. Gerd Reuther, confirmó al Comité la infrautilización constante de muchos hospitales por su propia experiencia.

Resultado: el SARS-CoV-2 y la enfermedad respiratoria Covid-19 posiblemente desencadenada por el virus suponían y suponen un bajo riesgo en lo que respecta a una sobrecarga del sistema sanitario alemán, por lo que las medidas destinadas a contrarrestar dicha sobrecarga sólo podrían desarrollar una modesta eficacia.

Ya no funciona nada: el confinamento en su punto álgido.

Efectos negativos de las medidas

El confinamento en el sentido del paquete total de medidas de privación y restricción de la libertad, que se decidieron el 22 de marzo (incluidas las que ya estaban en vigor y se mantienen, como la prohibición de celebrar grandes eventos), representa la restricción más masiva de los derechos fundamentales en la historia de la República Federal de Alemania, que afecta a toda la población en general.

El paquete de medidas ha tenido multitud de efectos negativos en la vida social y cultural, asi como en la salud de los habitantes de Alemania y en sus oportunidades económicas.

Para evaluar la proporcionalidad de las medidas adoptadas para prevenir las amenazas del virus, el Comité consultó a un gran número de expertos y partes interesadas.

La situación de los niños

Según la opinión de la psicóloga Elisabeth Sternbeck, la situación de los niños y adolescentes en la crisis del coronavirus es extremadamente problemática. En el encierro total, se les arrancaba por completo de su entorno social habitual fuera de la familia (guardería, escuela), apenas tenían contacto con otros niños, eran instruidos por padres que a menudo no estaban formados en este sentido y, por primera vez, dependían masivamente del uso de los medios digitales con fines educativos. En el encierro, los problemas familiares existentes suelen intensificarse. Las múltiples tensiones que sufren las familias (oficina en casa, cuidado de los niños, miedo al virus, confinamiento familiar, falta de contacto con el exterior, temores existenciales) también habían provocado problemas en primer lugar. Los niños responden al estrés con el desarrollo de, a veces, grandes temores y agresividad. Elisabeth Sternbeck informa sobre un niño que cree que hay muchos bichitos (coronavirus) en sus manos, y por eso tiene que mantenerse alejado de otras personas.

Al igual que el psicoinmunólogo Prof. Christian Schubert, Elisabeth Sternbeck nombra la estrategia de comunicación del documento "Wie wir Covid-19 in den Griff kriegen" ("Cómo controlar el Covid-19") del Ministerio Federal del Interior, que aparentemente está siendo aplicada de forma muy precisa por el gobierno, como causa de la traumatización de gran parte de la población que se puede observar. Allí se aconseja al gobierno que utilice una estrategia de choque para motivar a la gente a cumplir las normas de higiene. En particular, hay que conjurar el miedo a una muerte agónica por asfixia de los familiares queridos, de la que uno mismo podría ser responsable si, por ejemplo, no se lava las manos lo suficiente. El profesor Christian Schubert señala que los traumas psicológicos provocan una supresión inmunitaria, cuyos efectos se reflejan en el ARN y pueden incluso transmitirse epigenéticamente a las generaciones futuras.

Elisabeth Sternbeck se refiere al experimento "Still Face", especialmente impresionante en relación con las máscarillas, en el que una madre muestra a su bebé una cara completamente inmóvil y ya no le responde con expresiones faciales. Después de sólo dos minutos de intentos inútiles de provocar una reacción visible de la madre, el bebé comienza a llorar y a gritar. Este experimento muestra de forma impresionante la importancia de la capacidad de leer las caras y la reacción óptica emocional a través de las expresiones faciales, especialmente para el desarrollo humano.

Tina Romdhani, de la iniciativa "Parents stand up", informa sobre las discriminaciones a las que se enfrentan los niños que no pueden llevar máscarilla, entre otras cosas, a través del trabajo punitivo, y sobre la discordia que las diferentes actitudes sobre este tema siembran entre las personas.

La situación en las residencias de ancianos

Se ha producido un gran sufrimiento en las residencias de ancianos como consecuencia del confinamento. Se han impuesto prohibiciones de visita de gran alcance, tanto en relación con los familiares como con los médicos, fisioterapeutas, logopedas, podólogos, etc. Como resultado, la salud de muchas personas que necesitan cuidados se ha deteriorado, a veces de forma irreversible. El cambio brusco de las circunstancias de vida, por ejemplo, la ausencia de familiares que ayuden, ha sometido a los pacientes con demencia, en particular, a un gran estrés y tensión emocional.

En esta situación, muchos han perdido el valor para enfrentarse a la vida, como afirma la experta en enfermería Adelheid von Stösser. La situación de los cuidados, que ya era difícil en muchos hogares, ha empeorado considerablemente a raíz de las medidas, según Martin Kusch, cuidador profesional. El "care TÜV" del servicio médico de las compañías de seguros de salud MDK se detuvo, por lo que ya no podía tener lugar el control oficial del Pflegequaltiät, además de que el importante Regulativ de la posibilidad de intervención de los miembros y responsables contra los malos estados era nulo.

Muchos habitantes del hogar serían calmados por el sobrecargado personal de enfermería innecesariamente con sedantes y sus correspondientes consecuencias negativas, en parte incluso con peligro de muerte. Un familiar relata las condiciones extremas de la vivienda de su madre, que le permitieron hablar el día de su cumpleaños con su madre de 90 años, que padece demencia, solo a través de la puerta del balcón que estaba abierta de par en par, una situación vivida como traumática por ambas partes.

Martin Kusch describe la situación de los residentes de las residencias como peor que la de los reclusos, porque en muchos casos ni siquiera es posible hablar con los residentes a solas en la residencia, sino sólo bajo la supervisión de una enfermera, lo que a su vez resta mano de obra al cuidado de los residentes de la residencia.

Las máscarillas

La psicóloga Daniela Prousa explica su estudio, según el cual el 60 % de las personas que se sentían claramente agobiadas por la normativa ya estaban experimentando graves consecuencias (psicosociales). Esto se manifiesta en una participación muy reducida en la vida en sociedad debido a los esfuerzos de evitación del SNM (el síndrome neuroléptico maligno) relacionados con la aversión, el retraimiento social, la reducción del autocuidado de la salud (hasta la evitación de las citas con el médico) o la intensificación de problemas de salud anteriores (trastornos de estrés postraumático, herpes, migraña).

Según la descripción del psiquiatra y psicoterapeuta Dr. Hans-Joachim Maaz, la máscarilla reactiva los traumas ya presentes en la sociedad y amenaza con convertirse en objeto de proyección y pararrayos de la propia frustración y estrés, de donde se explican en parte los reproches tan agresivos a los aparentes "rechazadores de la máscarilla". Se les atribuyen o anticipan debilidades de carácter u otros comportamientos erróneos, por ejemplo, conductas antisociales como el robo. La denuncia que está resurgiendo en el contexto del coronavirus es muy cuestionable para el conjunto de la sociedad. Es de temer que, sobre todo teniendo en cuenta a los niños que, con el distanciamiento social, aprenden comportamientos nada acordes con la naturaleza humana, haya surgido ya un grupo muy numeroso de personas necesitadas de terapia y que siga surgiendo si persiste la situación problemática.

Daños socioculturales

El catedrático de Derecho Público Dietrich Murswiek escribe en su opinión de experto sobre la legalidad de las medidas tomadas contra el coronavirus: "Es difícil sopesar los daños no materiales. Pero no hay que subestimarlos. El hombre es un ser social. La interacción social, las actividades intelectuales, culturales y musicales pertenecen al núcleo de lo que constituye la personalidad humana, con diferencias individuales, por supuesto, y lo que distingue a los humanos de los animales. Las restricciones y prohibiciones pueden ser relativamente triviales si son de corta duración, pero durante un periodo de tiempo más largo perjudican las posibilidades de desarrollo de la personalidad de forma muy grave."

En estos aspectos, que aún deben ser examinados con más detalle por el Comité, se encuentran la pérdida de educación por la cancelación o restricción de las clases en las escuelas y otros centros educativos, la pérdida de estímulo/experiencia cultural por el cierre de teatros, salas de concierto o teatros de ópera, etc, la pérdida de oportunidades de desarrollo musical a través de prohibiciones que impiden la creación de música conjunta en orquestas o coros, la pérdida de experiencias comunitarias/interacción social personal a través de prohibiciones de reuniones en clubes, prohibiciones de eventos, prohibiciones de reuniones, cierre de pubs y mucho más.

Protección de datos

En cuanto a la ley de protección de datos, han surgido muchos problemas en relación con el coronavirus. Según la legislación actual, la prueba PCR sólo puede ser realizada por un médico o bajo su supervisión.

El paciente tiene derecho a ser informado del nombre del médico responsable y del nombre del laboratorio encargado, así como de lo que ocurrirá con sus muestras. El análisis genético del ADN del paciente, que inevitablemente se incluye en la toma de muestras, sólo puede llevarse a cabo si se ha dado el consentimiento. En este caso, sin embargo, el control necesario no es posible en la actualidad. Si el ADN se utilizara con fines de investigación, el paciente tendría que ser informado detalladamente sobre el proyecto de investigación específico. El formulario de presentación discutido a modo de ejemplo para el Labor Berlin Charité Vivantes GmbH, que está vinculado en la página web del RKI a través del laboratorio auxiliar para coronavirus, no cumple con estos requisitos. La comisión ha pedido a los espectadores que describan las circunstancias de su recogida de muestras para poder comprender el alcance del problema de protección de datos que está surgiendo.

Según los anuncios del gobierno, una vida normal sólo será posible cuando se encuentre una vacuna. Actualmente hay unas 170 solicitudes de aprobación de vacunas presentadas a las autoridades competentes. De ellos, la mayoría quiere trabajar con tecnologías consideradas experimentales. En este sentido, las vacunas de ARNm/ADN son especialmente novedosas, como informa el biomédico Clemens Arvay. Éstas se introducen parcialmente en las células mediante electroestimulación y luego, potencialmente, utilizan todas las células del propio organismo como biorreactores para la producción de antígenos. Esto representa, aunque se formule de otra manera en la ley, de facto una manipulación genética de los seres humanos. Además, es un procedimiento que nunca se ha utilizado de forma rutinaria en humanos.

Las listas de asistencia de los restaurantes, que a veces se guardan en cajones, son muy problemáticas desde el punto de vista de la protección de datos. El peligro de que se utilicen también para otros fines, por ejemplo, la labor de investigación de la policía en otros asuntos, ya se ha constatado en casos concretos.

¿La vacunación como salida?

Según los anuncios del gobierno, una vida normal sólo será posible cuando se encuentre una vacuna. Actualmente hay unas 170 solicitudes de aprobación de vacunas presentadas a las autoridades competentes. De ellos, la mayoría quiere trabajar con tecnologías consideradas experimentales. En este sentido, las vacunas de ARNm/ADN son especialmente novedosas, como informa el biomédico Clemens Arvay. Éstas se introducen parcialmente en las células mediante electroestimulación y luego, potencialmente, utilizan todas las células del propio organismo como biorreactores para la producción de antígenos. Esto representa, aunque se formule de otra manera en la ley, de facto una manipulación genética de los seres humanos. Además, es un procedimiento que nunca se ha utilizado de forma rutinaria en humanos.

En circunstancias normales, se necesitan entre seis y ocho años para desarrollar una vacuna convencional segura. Ahora se espera que la novedosa vacuna contra el coronavirus se apruebe dentro de unos meses mediante el llamado "procedimiento telescópico", en el que se realizan en realidad partes de estudios secuenciales en paralelo, lo que el Dr. Clemes Arvay considera altamente peligroso e incompatible con el principio de precaución vigente en la UE y en Alemania.

Los efectos (negativos) de la nueva tecnología no pudieron evaluarse; en particular, no se pudo prever qué tipo de células y cuántas de ellas se transformarían genéticamente en biorreactores de ARNm. La entrada en la línea germinal humana tampoco podía descartarse con certeza, por lo que cualquier daño sólo podría manifestarse en una fase tardía o posiblemente sólo en generaciones futuras. Los tiempos de observación extremadamente cortos impiden detectar posibles efectos tardíos debidos a neoplasias o enfermedades autoinmunes, así como el efecto sobre los procesos de defensa en otras enfermedades infecciosas o vacunas.

Desde el SARS, no ha sido posible desarrollar una vacuna eficaz y segura. En un intento de desarrollar una vacuna contra el coronavirus para gatos, todos los gatos murieron cuando se expusieron al virus salvaje después de la vacunación debido a una respuesta inmune fuera de control (la llamada respuesta mediada por anticuerpos). Los experimentos con una vacuna contra el SARS indicaron que podría surgir un problema similar en los seres humanos. También en este contexto, el inmunólogo holandés Prof. Pierre Capel considera muy peligroso abrir vías de aprobación a tan corto plazo para la vacuna contra el SARS-CoV2.

Sin embargo, ya se está produciendo una vacuna en la India desde hace varios meses, como se desprende del comunicado de prensa de la empresa fabricante.

Economía

La economía se ve muy afectada por el cierre y las medidas de seguimiento. La comisión escuchó en nombre de muchos a los autónomos y artistas Martin Ruland, al operador de un bar de karaoke Nils Roth, al encargado del catering del hospital Hermann Wagner y a Martin Reiser, que trabaja como consultor en la industria del automóvil. Martin Ruland, Nils Roth y Martin Reiser informan de que el cierre de la empresa les ha sacado de sus casillas. Actualmente (todavía) viven de los ahorros. Nils Roth ha logrado obtener un préstamo puente. Hermann Wagner ha sufrido un importante descenso de las ventas; en una parte de su negocio, también dirige una cadena de hamburgueserías que se abastece según las directrices de Demeter, las ventas se han desplomado casi por completo. Todos ellos señalan que no se sienten bien respaldados por el Estado en sus esfuerzos por amortiguar las dificultades económicas causadas por el bloqueo o las medidas. Nils Roth, por ejemplo, no recibió ninguna subvención, no contó con el apoyo de las autoridades para desarrollar un concepto de higiene, y también se sintió desconcertado por el trato desigual que recibió su gran bar de karaoke, que no fue justificado por las autoridades, en comparación con los competidores que ya habían reabierto en otros distritos de Berlín.

El economista Christian Kreis explicó, de acuerdo con las observaciones del profesor de economía y psicoanalista Wolf-Dieter Stelzner, que, independientemente del coronavirus, la economía mundial había estado constantemente al borde del colapso al menos desde la crisis financiera. En este contexto, el coronavirus actuó como acelerador, pero al mismo tiempo la crisis de los bloqueos puso de manifiesto no sólo lo económico, sino también toda una serie de desmanes sociopolíticos.

El profesor Christian Kreiss prevé entre 500.000 y 800.000 insolvencias en otoño de este año, especialmente entre los pequeños y medianos empresarios y los autónomos, es decir, la columna vertebral de la economía alemana. El profesor Wolf-Dieter Stelzner señaló que las teorías económicas convencionales no eran adecuadas para anticipar la crisis financiera de 2009, y menos lo son ahora para la crisis actual, mucho más masiva.

Ambos expertos coinciden en que es necesario un enfoque completamente nuevo de la economía, que sea holístico y que incluya otras disciplinas como las ciencias sociales y la psicología, entre otras.

Estado de Derecho

El Estado de Derecho presenta un panorama difícil en el contexto de la crisis del confinamiento causado por el coronavirus. La base jurídica del Reglamento Coronavirus es el artículo 28 de la Ley de Control de la Infección. La Ley de Protección contra la Infección fue modificada el 25 de marzo de 2020 con efecto a partir del 27 de marzo de 2020. A propuesta de la Comisión de Sanidad, la determinación de la "situación epidémica de alcance nacional" se hizo de forma automática con la entrada en vigor de la Ley, lo cual es muy problemático desde el punto de vista del derecho constitucional, como demuestra, entre otras cosas, un dictamen jurídico del profesor Thorsten Kingreen de la Universidad de Ratisbona.

Al principio del confinamento, los tribunales vieron muy restringidas sus actividades, entre otras cosas por la falta de personal en las oficinas. Las ordenanzas coronavirus de las entidades federativas han suspendido el efecto suspensivo de la impugnación para su ámbito de aplicación, por lo que los ciudadanos son remitidos directamente a la vía judicial con las correspondientes consecuencias de coste. Sin embargo, en la protección jurídica provisional se aplica un criterio de revisión limitado, por lo que hasta la fecha no se ha conseguido prácticamente ningún éxito en este ámbito. Una excepción bien conocida es, entre otras, el levantamiento de la prohibición impuesta por el Senador del Interior de Berlín a la manifestación a gran escala del 29 de agosto de 2020 por el Tribunal Administrativo de Berlín, confirmado por la OVG de Berlín. La anticipación de la cuestión principal no puede tener lugar en el procedimiento sumario, por lo que sólo se debe poner fin inmediatamente a una injusticia muy evidente.

Resulta problemático que los tribunales, como informa el abogado Gordon Pankalla, siempre se basen en la evaluación del RKI de que se puede establecer una situación "peligrosa". Aunque en realidad están obligados, según el principio de investigación oficial, al menos a un examen de plausibilidad, se niegan a tratar en absoluto los estudios científicos presentados por los demandantes, así como la escasa base numérica, que no indica un peligro para el servicio sanitario. Debido a la corta duración de los reglamentos, en algunos casos sólo cuatro semanas, los tribunales también argumentan que cualquier restricción de los derechos fundamentales es simplemente aceptable debido al corto periodo de afectación.

No obstante, un dictamen especial del Tribunal Constitucional del Estado federado de Berlín-Brandeburgo llega a la conclusión de que no se deben aceptar ni siquiera las restricciones a corto plazo de los derechos fundamentales, porque no es el ciudadano el que tiene que explicar por qué y cómo quiere ejercer sus derechos de libertad, sino el Estado, que tiene que explicar por qué razones de peso interfiere en los derechos de libertad. El Tribunal Constitucional Federal ha declarado, al menos en lo que respecta al ejercicio de la libertad de religión, que el legislador debe revisar continuamente si las circunstancias que permitieron una restricción de los derechos fundamentales siguen existiendo. Hasta ahora, los tribunales no han seguido esta opinión en su práctica jurisprudencial.

Martin Schwab, profesor de Derecho Civil, comentó la cuestión de la responsabilidad del estado. Explicó que el estado que prohíbe a un empresario generar ingresos con la ayuda de su actividad, debe explicar de dónde debe salir el dinero para su sustento (del empresario). Los empresarios que apoyaron al Estado con sus pagos de impuestos en los buenos tiempos, ahora tienen derecho a ser apoyados por el Estado, también financieramente, en los malos tiempos. El Estado no debe dejar a un comerciante sentado sobre sus deudas si, al mismo tiempo, le prohíbe generar ingresos que cubran sus costes.

Las interferencias con la libertad de ocupación, que conducen a una infrafinanciación sistemática, son tan susceptibles de compensación como las correspondientes interferencias con la propiedad privada. Por lo tanto, el Estado estaba obligado a apoyar financieramente a los empresarios en la crisis del coronavirus y no debería dejarlos de lado con dádivas insuficientes. Todo esto se aplica, dijo, incluso si los responsables políticos son irreprochablemente inexactos en su evaluación de la situación de amenaza. Si resulta que los responsables de la toma de decisiones se equivocaron culpablemente en la valoración de la crisis en un momento determinado y que impusieron restricciones a la actividad comercial sobre esta base errónea, también se tendría en cuenta la responsabilidad oficial en virtud del artículo 839 del Código Civil en relación con el artículo 34 de la Ley Fundamental.

Es ciertamente discutible que puedan identificarse puntos concretos en el tiempo que hubieran obligado a revisar las medidas de coronavirus, como la publicación del gráfico de reproducción en el Boletín Epidemiológico nº. 17/2020, que mostraba que el valor R ya había caído por debajo de 1 el 20 de marzo de 2020, o la divulgación del amplio análisis de riesgo elaborado en el ejercicio de sus funciones por el ahora suspendido alto funcionario del Ministerio Federal del Interior Stefan Kohn, que había sido desestimado por el Gobierno como una opinión puramente privada sin la necesaria discusión de los hechos. Stefan Kohn había llegado a la evaluación de la crisis del coronavirus como una falsa alarma en el curso de su análisis. No se han aprovechado las oportunidades que ofrece este hecho para mantener un debate abierto sobre el alcance real de la amenaza que supone el CoV-2 del SRAS por un lado y los enormes daños colaterales, por otro.

En caso de que la justificación técnica de la medidas tomadas contra el coronavirus resultan finalmente inadecuadas, los actores estatales podrían ser acusados de culpabilidad por no haber participado en este debate.

El papel de los medios de comunicación

Los medios de comunicación se denominan clásicamente el cuarto pilar de la democracia. El Tratado de Radiodifusión Interestatal obliga a los medios de comunicación públicos a informar con objetividad. Sin embargo, el estudio de Dennis Gräf y Martin Hennig, entre otros, muestra que las emisiones especiales de coronavirus de la ARD y la ZDF han informado de forma muy unilateral en el sentido del pánico al virus y de las consignas de retención, informando como un molino de oración sobre el aumento del número de casos, los cursos problemáticos de la enfermedad y los héroes del coronavirus en los supermercados, pero ignorando por completo las voces de desarme con respecto a la peligrosidad del virus y la completa falta de sobrecarga del sistema sanitario.

El politólogo y periodista Hermann Ploppa informa sobre un intenso entrelazamiento económico y personal de los responsables y redactores jefe de la prensa convencional con los grupos de reflexión transnacionales, la industria farmacéutica y las estructuras políticas, que dificulta la información crítica. También queda claro que los periodistas nadan con la multitud debido a las precarias condiciones de empleo y a la presión del tiempo, entre otras razones, y no cuestionan por ejemplo (o no pueden hacerlo) las cifras "oficiales". El periodista Patrick Plaga informa desde Suecia de que la cultura de debate abierto en el ámbito periodístico parece estar mejor desarrollada allí que en Alemania y que, en consecuencia, se pueden escuchar más voces críticas (sin embargo, en ausencia de un cierre por el virus, dijo que Suecia tiende a ser partidario de un enfoque más duro).

El científico de la comunicación e investigador de los medios de comunicación, el profesor Michael Meyen, y el científico de los medios de comunicación, el profesor Johannes Ludwig, afirman que es bastante obvio que un gran grupo de periodistas está bajo presión porque tienen que temer perder sus puestos de trabajo en caso de informar de manera crítica al gobierno o a la industria farmacéutica. Esto podría estar relacionado con el hecho de que grandes inversores como Blackrock o Bill Gates también invierten dinero y llevan a cabo patrocinios en el sector de los medios de comunicación (por ejemplo, el patrocinio de 2,5 millones de euros de Spiegel online por parte de la Fundación Bill y Melinda Gates) y, por lo tanto, han conseguido un cierto control sobre estos medios.

Lo extraño es que sin embargo, incluso las emisoras públicas ARD y ZDF, bien abastecidas por el público de pago, informan estrictamente según la línea gubernamental.

Incentivos desajustados en el sistema

Están surgiendo incentivos desajustados a diversos niveles que contribuyeron a crear las crisis del coronavirus y los bloqueos económicos.

El entrenador de salud Don Dylan, de Next Scientists for Future, aborda el hecho de que el actual sistema de salud está fundamentalmente equivocado, porque la prevención eficaz de enfermedades, por ejemplo, mediante el fortalecimiento del sistema inmunológico, a través de la comunidad, a través de experiencias alegres, no es económicamente rentable. En la actualidad, sólo son interesantes desde el punto de vista económico la medicina de aparato y la venta de medicamentos (en parte tóxicos) que lleva aparejada. Si se ve esto en relación con la producción industrial de alimentos parcialmente peligrosos (por ejemplo, completamente sobreazucarados), entonces se hace evidente un ciclo patógeno que consiste en falsos estímulos mutuamente dependientes: los alimentos patógenos producidos industrialmente conducen directamente a la medicina de aparatos y medicamentos.

El antiguo jefe del departamento de economía, Heinz Kruse, informa de la existencia de estructuras osificadas en el sector administrativo y en los partidos políticos, lo que llevaría a que fuera difícil abandonar un camino una vez emprendido, reconocer un error y mucho menos corregirlo.

Resultado preliminar

Según el estado actual de los conocimientos, hay muchos indicios de que se sobrestimó en gran medida el riesgo que suponía el SRAS-CoV-2, pero no se tuvieron suficientemente en cuenta los riesgos y los daños causados por las medidas. El Gobierno ya declaró en abril de 2020 que no había realizado una evaluación de impacto y que no tenía previsto hacerlo. En un procedimiento ante el Tribunal Administrativo de Baviera, dirigido por la abogada Jessica Hamed, la Cancillería del Estado de Baviera ha hecho saber que hasta la fecha, violando el principio del Estado de Derecho, según el cual toda acción gubernamental debe ser verificable, no existen documentos ni informes periciales escritos sobre la evaluación de impacto. Esto debe considerarse, como mínimo, una grave negligencia, sobre todo a la vista de los informes cada vez más masivos sobre los daños causados por los cierres a las empresas, hacia los niños, hacia los ancianos, etc.

La evaluación del riesgo muestra que un riesgo manejable (virus similar a la gripe sin potencial de riesgo para el sistema sanitario en su conjunto) ha sido combatido con un paquete de medidas de alto riesgo. Los riesgos de cierre y medidas de contención ya se han materializado en grado extremo. No han tenido el impacto esperado, ya que las infecciones o los resultados positivos de las pruebas ya estaban disminuyendo en el momento en que se impuso el bloqueo, como puede verse, al menos en retrospectiva, al evaluar las muertes. Desde finales de junio de 2020, los resultados positivos de las pruebas parecen estar ahora dentro del rango de ruido de falsos positivos de la prueba. Debido a las continuas medidas (máscarillas, prohibición de las distancias y la consiguiente pérdida de ventas, cierre de salas de conciertos, etc.), cada día se producen más daños importantes en la economía, la salud, la cultura y la vida social de la población de Alemania. Los daños y beneficios son desproporcionados. Por lo tanto, la invasión de los derechos fundamentales es desproporcionada y, por lo tanto, ilegal.

Los gobiernos no han llevado a cabo una ponderación de intereses suficiente y acompañada, como les ha impuesto explícitamente el tribunal supremo; por el contrario, se han abstenido deliberadamente de observar los daños colaterales. Por lo tanto, los gobiernos tienen que reprocharse a sí mismos por sus acciones culpables.

Miembros del Comité

  • Abogada Antonia Fischer, abogada especializada en medicina, Berlín
  • Abogada y economista Viviane Fischer, Berlín
  • Abogado Dr. Justus Hoffmann, Abogado de Responsabilidad Civil, Berlín
  • Abogado Dr. Reiner Füllmich, Abogado de Responsabilidad Civil, Göttingen y California

Expertos en la audiencia:

Orden por referencia en el informe

  • Dr. Wolfgang Wodarg, lung specialist and former head of the public health department
  • Dr. Gerd Reuther, Chief Physician (ret.)
  • Dr. Luca Speciani, Chairman Physicians’ Network
  • Prof. Dr. Ulrike Kämmerer, Biologist
  • Prof. Dolores Cahill, Virologist and Immunologist, Ireland
  • Prof. Piere Capel, Immunologist, Holland
  • Clemens Arvay, graduate engineer, Austria
  • Pam Popper, holistic physician, USA
  • Ash Zrl, entrepreneur, Nepal
  • Lawyer Anthony Brings, South Africa
  • Patrick Plaga, psychologist and journalist, Germany and Sweden
  • Gaby Weber, journalist, Germany and Argentina
  • Elisabeth Sternbeck, psychologist and psychotherapist
  • Prof. Dr. Christian Schubert, Psychoimmunologist
  • Tina Romdhani, Parents Stand Up Initiative
  • Adelheid von Stösser, nursing expert
  • Martin Kusch, Supervisor
  • Daniela Prousa, Psychologist
  • Dr. Hans-Joachim Maaz, psychiatrist and psychotherapist
  • Prof. Dr. Christian Kreiss, economist
  • Prof. Dr. Wolf-Dieter Stelzner, economist and psychoanalyst Lawyer Gordon Pankalla
  • Prof. Dr. Martin Schwab, Civil Law
  • Hermann Ploppa, political scientist and publicist
  • Prof. Dr. Michael Meyen, communication scientist and media researcher
  • Prof. Dr. Johannes Ludwig, media scientist
  • Don Dylan, Health Coach Next Scientists for Future
  • Heinz Kruse, former Head of the Economic Department

————————————-

Estudios / Documentos (Selección)

Peligrosidad del virus

Overview of studies on transmissibility, burden of disease and mortality of Covid-19

 

Non-pharmaceutical interventions do not appear to affect the virus or overall transmission rates

 

Epidemic worldwide with and without measures over after six weeks

 

Statement Network Evidence-Based Medicine

 

Update Covid 19

 

Heinsberg study

 

Overview of intensive care bed utilization

Findings on the PCR test

https://www.youtube.com/watch?v=RFz-BG_XMn_E

Deleted Video. If possible, call and ask – Why remove so good content from the network?

 

Accuracy of the PCR test, interlaboratory comparison of the German Accreditation Body

Deleted document. If possible, call and ask – Why remove so good content from the network?

 

Hotspot Strategy of the Federal Government of 16.07.2020

Deleted document. If possible, call and ask – Why remove so good content from the network?

 

Too many false positives

 

Calculate accuracy yourself

______

Efectos negativos de las medidas

KM4 Analysis of crisis management (ORR Stephan Kohn/BMI)

Deleted document. If possible, call and ask – Why remove so good content from the network?

 

Lockdown deaths on the mortality curve

 

Reports of lockdown victims

______

La situación de los niños

Panic paper of the BMI

Deleted document. If possible, call and ask – Why remove so good content from the network?

 

Still Face Experiment

 

Social distancing experiment with young rhesus monkeys

Experts sharply criticise reduction of children’s rights

______

La situación en las residencias de ancianos

SWR report, Home residents in crisis

 

Nursing home virus trap

 

The suffering of the home residents in isolation

______

Las máscarillas

Study on psychological and psychovegetative effects of the masks

Deleted document. If possible, call and ask – Why remove so good content from the network?

 

Protection not documented

No evidence of efficacy

______

Protección de datos

Guidelines for tracking apps

 

Beyond 1 Million Genomes

______

¿La vacunación como salida?

The Goldegg Publishing House

Deleted page. If possible, call and ask – Why remove so good content from the network?

Genetic engineering in humans

 

Clemens Arvay on the dangers of the new vaccines

______

Economía

Economic impact of the lockdown

 

Brand letter to small and medium-sized businesses

Deleted document. If possible, call and ask – Why remove so good content from the network?

______

Estado de Derecho

Legal opinion Prof. Kingreen

 

Federal Constitutional Court on religious practice in the lockdown

 

Legal opinion Prof. Murswiek

Deleted document. If possible, call and ask – Why remove so good content from the network?

 

Special Opinion of the Constitutional Court of Berlin

 

Constitutional lawyer paper on the encroachment of fundamental rights

______

El papel de los medios de comunicación

The narrowing of the world

 

Journalism and government policy hand in hand?

 

Misaligned incentives – Bought science

Contact

Foundation Corona Committee
c/o Lawyer Viviane Fischer
Waldenserstr. 22
10178 Berlin

kontakt@corona-ausschuss.de


¿Te gusta? ¡Comparte con tus amigos!

63

¿Cuál es su reacción?

confused confused
5
confused
fail fail
2
fail
love love
4
love
lol lol
3
lol
omg omg
4
omg
win win
2
win